| 26 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Tarifa luz
Tarifa luz

¿Sabes qué tarifa de luz se adapta mejor a tus necesidades?

Según el consumidor que seas, las diferencias entre las tarifas del mercado libre y el regulado tendrán una serie de ventajas y desventajas. Elige la que mejor se adapte a tu consumo.

| ESdiario Sostenibilidad

En un escenario donde las preocupaciones sobre el precio de la electricidad están encima de la mesa de la mayoría de los hogares, los consumidores se enfrentan a la difícil tarea de elegir entre diferentes tipos de tarifas eléctricas. 

En España, el mercado de la electricidad ofrece una variedad de tarifas que permiten a los consumidores elegir la opción que mejor se adapte a sus necesidades y patrones de consumo. Estas tarifas se dividen principalmente en dos categorías: tarifas reguladas y tarifas del mercado libre.

En este artículo, analizaremos las diferencias entre las distintas tarifas de la luz, cómo funcionan y cuáles son sus ventajas y desventajas. Es importante que los usuarios evalúen sus hábitos de consumo y necesidades energéticas antes de elegir la tarifa que mejor se ajuste a sus circunstancias.

Los tipos de tarifas

  • Tarifas reguladas:

  • Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC): esta es la tarifa regulada por el gobierno y se basa en el precio del mercado mayorista de la electricidad. Los consumidores que eligen esta tarifa pueden beneficiarse de precios más bajos en momentos de menor demanda y precios más altos durante las horas pico. Es una opción adecuada para aquellos que no les importa tener facturas variables y pueden adaptar su consumo a las horas del día en el que la electricidad es más barata.
  • Tarifa de Último Recurso (TUR): antes de la liberalización del mercado eléctrico en España, esta era la tarifa estándar para los consumidores de luz. Sin embargo, ha sido reemplazada en gran parte por la tarifa PVPC. Ahora mismo se usa predominantemente en gas.
  • Tarifas del mercado libre:

  • Tarifas de discriminación horaria: estas tarifas ofrecen diferentes precios según la hora del día. Por lo general, se dividen en tres tramos: punta, llano y valle. Los precios son más altos en las horas punta y más bajos en las horas valle. Es una opción adecuada para aquellos que pueden adaptar su consumo a los horarios de menor coste-
  • Tarifas fijas: en estas tarifas, los consumidores pagan el mismo precio por el kWh durante las 24 horas del día. Esto proporciona estabilidad en la factura y mayor tranquilidad a la hora de utilizar la energía en tu hogar, sin importar los horarios.
  • Tarifas indexadas: estas tarifas se vinculan al precio del mercado mayorista de la electricidad, pero los consumidores pueden acordar un margen o descuento con su proveedor. Ofrecen una cierta flexibilidad en la fijación de precios y permiten a los consumidores beneficiarse de las fluctuaciones del mercado, siempre y cuando los precios de la luz estén a la baja.
  • Tarifas personalizadas: algunos proveedores de electricidad ofrecen tarifas personalizadas que se adaptan específicamente a las necesidades de los consumidores, teniendo en cuenta factores como el consumo, la potencia contratada y la ubicación geográfica. 
  • Tarifas planas: configuran una cuota fija mensual en euros basada en el consumo histórico de cada cliente.

¿Cómo funcionan las tarifas de la luz? 

Las tarifas de luz se basan en diferentes modelos de facturación que determinan cómo se calcula el coste de la electricidad que consumes.  La elección entre estas tarifas depende de los hábitos de consumo de cada persona. La tarifa fija brinda estabilidad y previsibilidad, mientras que las tarifas basadas en tramos horarios pueden ofrecer la posibilidad de ahorrar más si se ajusta el consumo a los períodos del día en los que la luz es más barata.

La tarifa fija es la que se mantiene completamente estable durante la vigencia del contrato. Esto implica que el consumidor paga un precio fijo por cada kilovatio hora (kWh) consumido. Este precio es fijado entre el cliente y la comercializadora, ofreciendo mayor estabilidad y previsibilidad en la factura eléctrica, ya que el precio no varía durante las 24h del día. Es una opción popular para aquellos que desean evitar sorpresas en su factura y utilizar su energía a cualquier hora del día, sin preocuparse de los horarios. 
  
Por otro lado, la tarifa indexada está vinculada a los precios del mercado mayorista de la electricidad cada hora. Su precio por tanto variará según la oferta y la demanda en tiempo real. Esto significa que los consumidores pagan un precio que refleja las condiciones del mercado en cada momento. El precio vinculado puede ser además de horario, mensual, variando mes a mes. En realidad, que el precio se actualice diario, semanal, o mensualmente es decisión del comercializador según diseñe el producto, siendo horaria y mensual las más habituales.

Si bien esta tarifa puede ofrecer precios más bajos en momentos de baja demanda, pudiendo ahorrar si adaptamos nuestro consumo a las horas más baratas, también implica un mayor riesgo de precios más altos durante los períodos de alto consumo energético. 

¿Qué tarifa de luz te conviene más? 

La elección entre la tarifa fija y la tarifa indexada depende de varios factores. Si valoras la estabilidad y la previsibilidad en tu factura de la luz, la tarifa fija puede ser la opción más adecuada para ti. Te permitirá planificar tu presupuesto sin preocuparte ni por los horarios ni las fluctuaciones y variabilidad del mercado energético. 
  
Sin embargo, si estás dispuesto a asumir riesgos y adaptar tus rutinas para conseguir mayores ahorros en tu factura eléctrica, la tarifa indexada podría ser una opción interesante. Si optas por ella, debes tener en cuenta que los precios de la luz son volátiles y que podrías terminar pagando más en momentos de alta demanda.  

Es importante comparar las tarifas en función de la potencia que necesitas. Asegúrate de que cada oferta se ajuste a tus necesidades específicas y evita contratar una potencia excesiva que te haga pagar de más. A modo orientativo, la compañía eléctrica Plenitude tiene una tarifa donde la energía valle está a: 0,138 €/kWh, en periodo llano a: 0,146 €/kW y en punta a: 0,156 €/kW. Compara las características y ventajas de cada tipo y elige la que se ajuste mejor a tu estilo de vida y patrones de consumo.