| 04 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

España contra la desertificación

Esta estrategia asegura nuestro compromiso en la lucha contra la desertificación, cuyo objetivo es contribuir a la conservación de las tierras y la restauración de las zonas degradadas.

| Carlos Alarcón Sostenibilidad

El Consejo Consejo de Ministros, a petición del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha aprobado la Estrategia Nacional de Lucha contra la Desertificación, que actualiza el Programa de Acción Nacional contra la Desertificación, publicado en 2008. La nueva Estrategia asegura el compromiso de España como parte de la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (Cnuld), a la vez que establece un marco para las políticas e iniciativas de lucha contra esta amenaza en España.

El objetivo general es contribuir a la conservación y mejora del capital natural asociado a las tierras de las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas de España y avanzar hacia la neutralidad en la degradación de las tierras mediante la prevención y mitigación de la desertificación y la restauración de las zonas degradadas.

La desertificación y la degradación de las tierras afectan especialmente a África, pero también a Europa, particularmente a la región mediterránea. El 74% del territorio español se encuentra en tierras áridas, semiáridas o subhúmedas secas y, por tanto, susceptibles de ser afectadas por los procesos de desertificación, según el Gobierno.

La Estrategia identifica impulsores de la desertificación en España, incluyendo causas económicas, como la intensificación de la agricultura y la ganadería, y la sobreexplotación de los recursos hídricos; sociales, como la despoblación de las zonas rurales y el abandono de los terrenos forestales; y ambientales, como el cambio climático y los incendios forestales.

La Estrategia identifica cinco escenarios principales afectados por la desertificación en España: cultivos afectados por la erosión, zonas de regadío afectadas por la desertificación, paisajes asociados a la intensificación insostenible de la ganadería, terrenos agrícolas abandonados y bosques con insuficiencia de gestión.

Medidas futuras en 2030

La Estrategia incluye la propuesta de acciones y medidas a llevar a cabo hasta 2030 en torno a tres ejes: territorio, capacitación institucional y gobernanza, y actuaciones para la mejora del conocimiento, de la transferencia y de la participación de la sociedad.

Destacan la realización de un plan de restauración de terrenos afectados por la desertificación, el desarrollo de una red de proyectos piloto y demostrativos de lucha contra la desertificación, la puesta en marcha de un inventario nacional de suelos, la aplicación de buenas prácticas de gestión sostenible de la tierra en el sector agrario, forestal y de los recursos hídricos, y la creación de un Consejo y un Comité Nacional de Lucha contra la Desertificación.

Además, el Gobierno prevé la elaboración de una ley de conservación de los suelos, la elaboración de un atlas de desertificación en España, la organización de mesas y talleres participativos y la promoción y el apoyo a iniciativas internacionales en el ámbito de la Cnuld.

La puesta en marcha de la Estrategia se desarrollará a través de dos Programas de Acción Nacional cuatrienales, que contendrán las acciones concretas a desarrollar por la Administración General del Estado en el marco de sus competencias durante la vigencia de estos. El primer programa de trabajo se aprobará como mucho en un año y abarcará el periodo 2023-2026, y el segundo está previsto que se desarrolle en el periodo 2027-2030.