| 08 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Ximo Puig y Pedro Sánchez.
Ximo Puig y Pedro Sánchez.

El Gobierno ahoga las expectativas de Puig de revertir el trasvase Tajo-Segura

La ministra Ribera ve "absurda" la postura de Puig e insiste en la necesidad del recorte hasta que el caudal ecológico aumente y sea posible ampliarlo a partir de 2027.

| Sonia García Edición Valencia

 

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, le para los pies a Ximo Puig. Ribera ha insistido en la necesidad del recorte del trasvase Tajo-Segura para cumplir con cinco sentencias del Tribunal Supremo. 

Así se ha posicionado la ministra en en declaraciones a Antena 3 justo después de que el presidente de la Generalitat anunciase que va a presentar alegaciones al Consejo de Estado en contra del plan de la cuenca hidrográfica. Puig, pese a no respaldar la concentración de regantes, viene mostrando una actitud rebelde frente al Gobierno, pues en varias ocasiones ha reprochado que se haya incumplido lo acordado. 

En consecuencia, Ribera ha calificado de "absurdo" que cada vez se tienen que aprobar planes hidrológicos, se produzca esa "tensión". Un vez más, Ribera ha insistido en la necesidad de encontrar soluciones a nivel nacional que pasan por esta planificación hidrológica poniendo en valor los 540 millones de euros para la puesta en marcha de infraestructuras hidráulicas en Alicante

Ribera ha explicado que la reducción del caudal transferible en el trasvase Tajo Segura se produce porque estaba pendiente ejecutar cinco sentencias del Tribunal Supremo que condenaba al Estado porque no existía un caudal ecológico para el río Tajo, que está compartido con Portugal y cuando se hizo el cálculo del caudal que correspondía era "muy difícil de absorber desde el primer día".

La 'lucha' de Puig parece haberse topado con un muro de hormigón. La ministra ahoga todas las expectativas de Ximo Puig de revertir el recorte, que además supone que el precio del agua se triplique, pues ha explicado que no será hasta 2025 cuando empiece a subir el caudal y, por consiguiente, no será hasta 2027 cuando confía que pueda ser posible aumentar los trasvases en 120 hectómetros adicionales.