| 28 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Mi hijo participa en retos virales peligrosos

En mi último artículo trataba los retos virales desde una perspectiva general y me dedicaba a cómo evitar que nuestros hijos se pongan en peligro.

| Pilu Hernández Dopico Edición Valencia

En mi último artículo en este periódico trataba los retos virales desde una perspectiva general y me dedicaba a cómo evitar que nuestros hijos se pongan en peligro por la tontería de grabarlo con el móvil; hoy me enfoco en aquellos otros retos virales en los cuales, los menores, hacen daño a otras personas.

Es algo duro y que requiere nuestra atención una pelea entre alumnos, entre chicos o chicas en la calle, pero es aún peor cuando esto no se hace por un motivo. Es decir, si los chavales se han peleado por algún motivo, los adultos tenemos algo que hacer. Pero cuando los golpes vienen del “azar”; o del “pasaba por ahí”, tenemos un gran problema porque no entendemos la motivación para dañar a otra persona.

Es por ello que tenemos que prestarle doble atención y estar mucho más alerta: en primer lugar, debemos dirigirnos a los menores de una manera clara, simple y sencilla para explicarle las consecuencias legales de sus actos, explicarle que la Fiscalía de Menores y la Policía actúan siempre y que no puede salir de rositas. Entiéndanme porque nunca soy partidaria de infundir miedo; sería ideal explicarles filosóficamente el bien y el mal, el por qué no se hace daño a otros, pero si hemos llegado a este punto, es que el menor no nos ha entendido o no nos ha querido entender.

En segundo lugar, tenemos que hacerles ver las consecuencias nefastas para su futuro que participar en tales actos puede tener, y quizá no es necesario comentar asuntos laborales, simplemente, decirles que esos vídeos que suben se quedan en la nube, para siempre.

Por último, no podemos dejar de ir a hablar con el centro; son quienes están siempre con los menores y los que mejor pueden atajar esta problemática. De hecho, si es nuestro hijo el que ha sido agredido para un reto viral, igualmente hay que acudir en primer lugar al centro ya que ahí se tienen unos mecanismos de activación en estrecha colaboración con la Policía Nacional quien podrá dar con los culpables de la agresión; no olvidemos que lo suben todo a las Redes y que, al contrario que los malos de las películas, ni se molestan en cubrirse el rostro.