| 20 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Inma Caballer. Les Corts
Inma Caballer. Les Corts

El Botánico insiste en no investigar las ayudas públicas al hermano de Puig

Compromís acusa a los populares de ser unos "antisistema" por utilizar Les Corts para "montarse películas sobre los hermanos Puig" y califica a la formación de "vergüenza europea"

| Jonathan Martínez Edición Valencia

El parlamento valenciano continúa rechazando la creación de una Comisión de Investigación sobre las subvenciones públicas concedidas al hermano de Puig, Francis Puig, con el voto en contra de los tres partidos del Botánico (PSPV, Compromís y Podemos).

A pesar de que la propuesta presentada por el PP ya fue denegada en Les Corts el mes pasado, en esta ocasión han propuesto investigar las ayudas otorgadas a empresas para la promoción del valenciano, evitando así señalar directamente a la familia Puig como estrategia para “agotar todas las excusas” que busquen proteger los intereses del jefe del Consell.

Y es que de la cifra de más de 2,3 millones de euros que presuntamente habría recibido de manera irregular Francis Puig, en torno al 50% corresponden a subvenciones para la promoción del valenciano otorgadas a través de las mercantiles Comunicació dels Ports y Mas Mut Producciones.

Durante su intervención, la diputada del PP Eva Ortiz ha denunciado la existencia de personas que van de ruta por las consellerias cazando subvenciones, proveedores que se “forran” y testigos que solicitan protección por denunciar los entramados familiares de Puig.

Prueba de ello sería que la gestión de los presupuestos ha pasado de destinar 6 millones de euros en 2015 para la promoción del valenciano a 18 millones en 2021. Lo mismo ocurre, según Ortiz, con las empresas del hermano de Puig, que pasarían de estar en causa de disolución a ser los medios de comunicación más rentables de la Comunidad. 

En este punto, ha recordado que la Audiencia Provincial mantiene abierto juicio oral para el mes de septiembre al director general de Política Lingüística, Rubén Trenzano, por encubrir la falta de controles de la Generalitat en relación a las ayudas del 'president'. Asimismo, el Juzgado de Instrucción número 4 de Valencia sigue un procedimiento contra la Hacienda Pública por fraude y malversación de Francis Puig, con la intervención de la Fiscalía y la Agencia Antifraude. La portavoz popular lamenta que la abogacía de la Generalitat no se haya personado para investigar en ninguna de estas causas. 

También ha expuesto una conversación de whatsapp que forma parte de la investigación judicial en la que Francis Puig escribía “mierda de valenciano” cuando se refería a las justificaciones que le había solicitado del conseller de Educación, Vicent Marzà, sobre el uso del dinero público. Eva Ortiz se ha dirigido a Marzà como "el único que se ha dignado a investigar algo de todo este asunto".

 El PP como partido "antisistema"

Desde el grupo Compromís, su diputada Nathalie Torres ha acusado al PP de ser unos “antisistema” que utilizan el parlamento para “montarse sus películas sobre los hermanos Puig”. La única realidad para la diputada de Compromís es que los populares han llevado a cabo un “atropello lingüístico” mediante la “prostitución” de la televisión pública, convirtiendo a la Comunidad Valenciana en la “vergüenza europea”.

Asimismo, les ha recriminado que pongan el foco en las dos empresas vinculadas a Francis Puig sin tener en cuenta que reciben 115 solicitudes de otras asociaciones que tienen por objetivo la promoción del valenciano. Torres ha denunciado que los populares hayan confundido argucia con justicia, y ha finalizado su intervención reabriendo la polémica sobre Enric Valor con una frase del propio literato: “ las persecuciones son la mejor manera de fortificar las convicciones”.

PSOE se apoya en la legitimidad de los ciudadanos

Una línea similar ha sido la empleada por Podemos y los socialistas. Éstos últimos han optado por hacer uso de la legitimidad de los ciudadanos tras la victoria en las elecciones de hace dos años, mientras acusan a los populares de ser el partido más corrupto de España. Su diputada Ana Maria Bosaduch acusa a Eva Ortiz de ser la portavoz de la “ultramentira” por lanzar un discurso “poco creíble” ante Les Corts, considerando la falta de dignidad política de su formación.

Por su parte, el representante de Podemos Ferran Martínez  ha apuntado a una doble estrategia: la de lanzar barro sobre el ventilador para hacer creer a la ciudadanía que todos son igual de corruptos y la de su obsesión por estigmatizar el valenciano “cruzando las líneas rojas de la ultraderecha”.

Embestida de Ciudadanos

Tanto VOX como Ciudadanos han tenido un discurso bastante tajante, con algo más de protagonismo para el diputado de la formación naranja Vicente Fernández por su arremetida contra los partidos de izquierda. Ha calificado de comunistas a los miembros de Podemos por reivindicar el uso de la violencia como única alternativa para no entrar en lo que ellos califican de fascistas; ha recriminado a Compromís su odio nacionalista y la muerte social de todos aquellos que no mantienen su misma tesis ideológica; y se ha dirigido a los socialistas como un entramado para el expolio de las arcas públicas que funciona como un “cártel criminal” dirigido por su líder “Ximo Corleone”.

Vox, a través de su diputada Llanos Massó, sostiene que estas ayudas públicas esconden la intención de forzar a las empresas a utilizar un valenciano catalanizado para erradicar el español. Aún más grave, insiste Massó, son las subvenciones a medios de comunicación que dependen de estas ayudas, por lo que “perderían su independencia, fomentaría la aparición de los activistas políticos y se utilizarían como herramientas de propaganda”.