| 06 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Una terraza de un restaurante en el centro histórico de Valencia.
Una terraza de un restaurante en el centro histórico de Valencia.

Amics del Carme: "Nos han secuestrado el espacio público"

La plataforma vecinal denuncia la sobreocupación de las terrazas "favorecida por el Ayuntamiento".

| Sonia García Edición Valencia

Vivir en el centro histórico de Valencia "es complicado", como lamenta la Asociación de Vecinos y Comerciantes Amics del Carme. Los residentes se enfrentan a grandes retos como a los problemas derivados de la proliferación de pisos turísticos, las dificultades de accesibilidad y movilidad con el Área de Prioridad Residencial (APR), la degradación del barrio y, con la llegada del buen tiempo, a la sobreocupación de las plazas y zonas peatonales por las terrazas. El colectivo habla de  "secuestro del espacio público" y denuncia la inacción por parte del Ayuntamiento

La plaza del Tossal, la plaza del Negrito, la de La Virgen o las calles Estamanyeria Vella o la calle Embou, son algunos de los puntos “inaccesibles” donde el porcentaje de ocupación va desde el 60% hasta incluso el 100%, impidiendo la “accesibilidad, el tránsito, que los niños jueguen o que los vecinos se sienten en un banco”.

Un problema que viene dado desde hace unos años, pero que se ha tornado insostenible para los vecinos. Desde Amics del Carme denuncian que “hay pasos cebra que se borran o bancos que se arrancan para ampliar una terraza. Es surrealista”.

“El Ayuntamiento y el área de Espacio Público que lleva Lucía Beamud, no hace cumplir las ordenanzas y además favorece que esto ocurra” ya que, en realidad los establecimientos hoteleros disponen de licencias. Unos permisos, en muchas ocasiones, “en contra en las ordenanzas” por el abuso del espacio.

Además, desde la plataforma vecinal sostienen que la Policía Local del distrito sí lleva a cabo partes de denuncia cuando hay incumplimiento, pero alertan de que el consistorio “se desentiende” ya que “no se están tramitando por parte del Ayuntamiento”.

Critican que el concejal de Protección Ciudadana, Aaron Cano, “no arrima el hombro”. Le recuerdan que “es la Junta de Gobierno la que debería disciplinar y regular la sobreocupación”. Piden un calendario de inspecciones y una nueva ordenanza.