| 17 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
María José Catalá y Jesús Carbonell Aguilar, funcionario de la Autoridad de Transporte Metropolitano.
María José Catalá y Jesús Carbonell Aguilar, funcionario de la Autoridad de Transporte Metropolitano.

Los “fichajes” de MJ Catalá (y otras notas de actualidad)

Buen fichaje. Profesionalidad, rigor y disciplina. Frente al capricho y la demagogia.

Cuando regreso a la terreta añorada, tras larga estancia en territorios lejanos -aunque no necesariamente extraños- y, precisamente, entretenido en cuestiones propias de mi “sexo y condición”, dicho sea sin ánimo de introducir polémica de género, sino simplemente a la antigua usanza, cuando la expresión popular no añadía ni quitaba, (“tanto monta, monta tanto …” que viene también de antiguo) me entero de un par de “fichajes” de la futura Alcaldesa de Valencia, que no creo equivocarme, no es otra que la popular -por conocida y por militancia- María José Catalá.

Confesaré que para escapar de la estrechez en la que la política del Botanic exportada al Consell Valencià de Cultura, de manera radical desde el fallecimiento del profesor Grisolía, he buscado el amparo que aquí me falta en Kerala y Gujarat. En la primera embarcado ya en la construcción de una casa experimental de bajo coste con técnicas y materiales tradicionales, y formas y dimensiones innovadoras; en un proyecto de Bienal de Arte Popular en el que contaré con el asesoramiento de Consuelo Císcar; y en el lanzamiento de una pequeña empresa público-privada para la recogida y procesamiento de residuos domésticos en zonas rurales. En la segunda en un plano más académico, con la colaboración de Sangath -la Fundación del mítico Balkrishna Doshi, hoy responsabilidad de su nieta Khusnu- y la mediación de los profesores Madhavi y Miki Desai en el Instituto de Urbanismo, Arquitectura y Diseño de la Indus University de Ahmedabad, en asuntos de paisaje urbano. Veremos si obtengo también el amparo que solicitado del Síndic de Greuges, que incumpliendo su propia normativa, no me ha contestado por ahora a la queja que presenté sobre la deriva, a mi juicio autoritaria y sobre todo sectaria, de la Institución a la que pertenezco con orgullo desde que en 2011 me propusiera Camps -el CVC- limitándose a registrar la respuesta automática. (He sabido que ha denunciado recientemente la falta de transparencia de la consellera de Igualdad que oculta actas de inspección; y puedo entender que ya tiene bastante faena con atender las quejas -el 8% en valenciano y el 92% en castellano- que provoca la desastrosa política lingüística de estos “iluminaos”)

Voy al grano. Que Jesús Carbonell se haga cargo -muy probablemente- de la concejalía de movilidad del Ayuntamiento de Valencia (ignoro si ensayará con una denominación rimbombante, estrambótica e innecesaria al modo de las tan largas como vacías a las que nos han acostumbrado) me ha hecho escribir un tuit que me permitirán reproducir: “Buen fichaje. Profesionalidad, rigor y disciplina. Frente al capricho, la demagogia y la ideología de la izquierda” (la ideología como política sectaria, debe entenderse; pero ya saben de las limitaciones en caracteres del sistema). Que pudiera hacerlo José Luis Moreno del área de cultura me ha animado a aplaudir con entusiasmo la integración de este “profesional de primera” a la lista de candidatos a dirigir la ciudad. Intelectual creativo, estudioso e investigador de lo audiovisual y experto en gestión cultural a partes iguales, será si es el caso un excelente Regidor.

Y aunque las comparaciones son odiosas, “no hay color”. Que es expresión popular que resume la diferencia abismal de formación, trayectoria y capacidad entre los actuales ediles de Compromís -ya en tiempo de descuento- y los candidatos que se acaban de anunciar. No habrá sorpresas en Urbanismo ni en el área de Actividades -esa que ahora se llama de los “Pueblos de Valencia, Igualdad y Participación” (y de las JONS suele añadir jocoso un buen amigo), donde hay urgencia de desatasco, eficiencia y motivación de los propios funcionarios; ni en Hacienda y las cosas de comer (lo primero, por cierto, los abandonados comedores de los colegios municipales). Y no estaría nada mal que Mundina, buen conocedor de la Fundación y del desastre de gestión sectaria a que la tiene sometida Sergi Campillo, pese a los excelentes profesionales que en ella trabajan, se ocupara, por ejemplo, de Parques y Jardines (dicho sea sin ánimo de entrometerme).

Entre las virtudes de mi querida Rita, estaba la de saber rodearse de los mejores, escuchar y después decidir libremente, como líder y como última responsable. Tengo para mí que no es otro el camino elegido por Catalá. Sin duda, un camino de éxito que conduce a buen puerto. De confortable recorrido colectivo.

Por mi parte yo sonrío, porque hoy lunes de San Vicent, creo firmemente que ya se van.