| 23 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Mónica Oltra
Mónica Oltra

Oltra insinúa que existe una persecución política para 'desprenderse' de ella

La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, carga duramente contra el informe del Defensor del Pueblo Valenciano y cree que "todo está en el mismo saco"

| J.M Edición Valencia

La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, considera que la resolución del Síndic de Greuges en la que se le acusa de haber interferido en una investigación sobre centros de menores resulta ser “inapropiada” desde el punto de vista administrativo por el cúmulo de “insidias y sospechas sin fundamento” lanzadas.  De hecho, insinúa que existe una especie de persecución contra su persona, aunque evita referirse a quiénes y cuántos podrían estar involucrados en la operación para no abrir la puerta a la “especulación”. "Aquí el caso es desprenderse. Alguien lanza conjeturas sobre mí y llega el PP y dice: Ximo Puig, despréndase de la vicepresidenta. Pues está todo en el mismo saco", alega Oltra.

En el caso concreto de la investigación puesta en marcha por la Sindicatura, que dirige el socialista Ángel Luna, afirma que hay una serie de elementos “que no cuadran”. Entre ellos, que el Síndic solicitase información a los centros a finales de enero, cuando se estaba produciendo el momento más álgido de la tercera ola de la pandemia y todos los recursos se destinaban a hacer frente al virus “como gato panza arriba”.  Además, recuerda que estas residencias de menores están gestionadas por entidades privadas de índole social “poco acostumbradas a recibir solicitudes de este tipo”, por lo que la dirección general de Infancia y Adolescencia se hizo cargo de contactar con los diferentes directores para elaborar un informe conjunto.

Según Oltra, el objetivo era facilitar la tarea del Síndic en un “cuadro sistematizado” a fin de obtener “homogeneidad” en las conclusiones y no se generase “disfuncionalidades”. No en vano, el Defensor de Pueblo Valenciano denuncia que la documentación omitía “aspectos tan relevantes como observaciones, opiniones y valoraciones” exigidos a los responsables de los siete centros.

Precisamente, de estos hechos el Síndic concluye que “parece desprenderse que alguien con autoridad suficiente dio instrucciones” para entrometerse en cuestiones “privadas e individualizadas.  Una afirmación que, según Oltra, resulta “poco taxativa” e “impropia” de un informe administrativo. “Parece que se ha puesto de moda elaborar resoluciones del tipo parece desprenderse, puede que haya sido, quizás sea…Eso no puede ser así. O se sabe quién y cómo o no se pone nada”, denuncia la vicepresidenta Oltra.

En el marco de la supuesta campaña de persecución contra su persona, sostiene que del total de los 58 casos que la Sindicatura ha abierto vinculadas con sus áreas de competencia, más de la mitad corresponden a procedimientos de oficio del síndico y no de quejas ciudadanas. No en vano, asegura que ha contestado a todas ellas con “diligencia” y, en este caso concreto, lamenta que tan sólo quiso "facilitarle la faena para que no tuviera cajas de información dispersa".

Sin embargo, tampoco ha querido hacer "juicios de valor" ni sobre el momento de interponer la queja ni sobre el número de quejas de oficio del Síndic, remarcando que ha destacado las 58 abiertas desde 2016 como "datos objetivos, públicos e incontestables". Y ha defendido la actitud y el "espíritu colaborador" de su departamento con el defensor del pueblo: "El Síndic hace su faena y yo la mía".