16 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Cómo convertir la tecnología en aliada para la evaluación del alumnado

La tecnología es nuestra gran aliada para el ejercicio docente. Hay múltiples posibilidades en los entornos virtuales para poder generar procesos de evaluación

| Rafael Benavent * Edición Valencia

Uno de los aspectos más notorios que ha puesto de manifiesto la pandemia en el ámbito educativo es la necesidad de las herramientas digitales para la docencia. Un cierto mes de marzo, que todos recordamos, nos sobrevino un confinamiento que acabó de la noche a la mañana con la tradicional forma de dar clase y, por consiguiente, de evaluar.

Se pasó en un abrir y cerrar de ojos a un nuevo modelo de aprendizaje y, por ende, tuvimos que adaptar los instrumentos de evaluación. Afortunadamente, en el momento de escritura de este artículo, todo parece indicar que no volveremos a un nuevo confinamiento severo; pero no puede olvidarse que, en aquellos días, las herramientas informáticas jugaron un papel decisivo, crucial.

De este modo, es igualmente incuestionable que el uso de herramientas digitales resulta fundamental: tanto para adaptarnos a nuevas situaciones como para innovar y enriquecer el proceso de enseñanza-aprendizaje en cualquier momento. En este artículo, en primer lugar, se define la diferencia entre evaluar y calificar para así poder, en segundo lugar, introducir el objeto del mismo: mostrar varios instrumentos de evaluación ligados al proceso de enseñanza-aprendizaje.

Huelga decir que no es lo mismo calificar que evaluar; no obstante, resulta de interés para el desarrollo de este artículo subrayar la diferencia. Aunque sea brevemente. Recordemos que calificar es asignar un número a las actividades encomendadas al alumno, tras la corrección. Por su parte, la evaluación es un concepto más amplio porque va incrustado en el propio proceso de enseñanza-aprendizaje.

Este proceso cabe definirlo a través de sus tres ejes fundamentales: la evaluación inicial (encaminada a conocer los conocimientos previos del alumnado), la evaluación formativa (encaminada a valorar el progreso, dificultades, etc.) y, finalmente, la evaluación sumativa (que persigue medir al final lo que ha aprendido el alumno).

Las tres son igualmente importantes y, como es lógico, emplean instrumentos para evaluar. Son precisamente éstos, los instrumentos, y en particular, los de evaluación de conceptos los que, desde el punto de implementación digital, se tratan y ejemplifican en el presente artículo.

Los instrumentos para la evaluación de conceptos tienen como propósito conocer en qué medida el alumnado identifica y conoce las los elementos que componen los contenidos (definiciones, objetos, fenómenos, etc.). Dichos instrumentos pueden ser muy variados, recogiéndose en el presente artículo algunos tipos.

En primer lugar, cuestionarios de preguntas cerradas con elección de respuestas o de cumplimentación (total o parcial) de definiciones. Los cuales pueden implementarse, en los entornos digitales, mediante las herramientas informáticas de la figura 1.

En segundo lugar, la evaluación oral, puede llevarse a cabo a través de las plataformas de video-llamada. Distinguimos, en este caso, dos posibilidades.  La evaluación individual mediante entrevista a través de las plataformas de video-reunión de la figura 2; y la evaluación grupal, en combinación con la video-llamada,  para organizar juegos (tipo concurso)  en los que resultan interesantes algunas aplicaciones web, como por ejemplo, las  recogidas en la figura 3. 

Señalar finalmente que, salvo en la plataforma oficial de la Conselleria (Aules), no deben introducirse datos personales en cualquier otra. Deben asignarse identificadores al alumnado para no alojar en servidores de empresas privadas datos personales de nuestros alumnos.

Tal y como hemos visto, la tecnología es nuestra gran aliada para el ejercicio docente. Hay múltiples posibilidades en los entornos virtuales para poder generar procesos de evaluación, quizá uno de los más complejos ejercicios que realizamos, pero no por ello irrealizable en los modelos de aprendizaje a distancia.

*Docente. Delegado de educación del sindicato CSIF.