| 20 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Protesta de los médicos del Hospital Virgen de los Lirios de Alcoy / Imagen de archivo.
Protesta de los médicos del Hospital Virgen de los Lirios de Alcoy / Imagen de archivo.

No tienen arreglo

La Conselleria de Sanidad continúa empecinada de forma incomprensible en seguir destrozando hospitales y los ciudadanos tendremos en unos días una oportunidad única para cambiar la situación

Al fiasco de los Departamentos de la Ribera y más recientemente el de Torrevieja, ambos hasta ser “rescatados” por la Conselleria de Sanidad, dos de los departamentos con mejores resultados asistenciales de la Comunidad Valenciana, se suma ahora el inicio de la tramitación para el paso a la gestión directa por parte de la Conselleria de los departamentos de Denia y Manises, gestionados a día de hoy por diferentes entidades, el grupo Ribera y Sanitas.

Añaden siempre para justificar su decisión, la coletilla de la necesidad de una gestión sanitaria “pública y de calidad”.

Desde SanitatSolSuna, como plataforma que aboga por una sanidad excelente, creemos necesario hacer algunas aclaraciones. El desempeño asistencial de todos los departamentos de la Comunidad Valenciana es, ha sido y será público, también en el caso de los gestionados bajo la forma concesional. Su asistencia se presta siguiendo las directrices de la Conselleria y se les mide bajo los mismos parámetros y con los mismos objetivos que al resto de departamentos, solo que su gestión se encomienda a un gestor profesional que acomete una serie de inversiones y asume una serie de riesgos.

¿Porque la Conselleria en lugar de acabar con un modelo, repito público y que por tanto le pertenece, que ha demostrado por activa y por pasiva, y ahí están los informes tanto independientes, de diferentes entidades y Universidades, como los encargados por la propia administración, unos mejores resultados asistenciales, una mejor calidad percibida por el paciente, unas menores listas de espera tanto quirúrgicas como de consultas, y además supone un ahorro a las arcas públicas de un 25 %, no ha copiado lo que estos hacen para obtener mejores resultados en los departamentos gestionados de forma directa por la Conselleria?

La realidad es que a este Gobierno encabezado por el señor Ximo Puig, no le importa nada la salud de los valencianos, solo les importa manosear con sus sectarias, y nada profesionales manos, los servicios públicos para hacer y deshacer a su antojo.

El resultado es que desgraciadamente, y a pesar los magníficos profesionales con los que cuenta el Sistema Sanitario público español, este esta actualmente arrasado y muestra signos de difícil recuperación. Nadie hizo tanto por incrementar la contratación de pólizas de seguros privados como este mal gobierno que padecemos.

La administración administra los recursos de los ciudadanos y debe auditar y controlar al proveedor que gestione servicios públicos, como en este caso es la Sanidad. En mi opinión, su desempeño siempre es político y no profesional, y eso supone que cualquier decisión se toma porque “lo dice el partido” y punto, da igual si es una barbaridad, si atenta a los derechos de determinados ciudadanos u organizaciones, si perjudica la salud o el bienestar de las personas. No importa, lo dice el partido. Qué triste debe ser estar siempre sometido a los designios del “partido”.

El sectarismo ideológico del actual gobierno del Botànic, liderado por Ximo Puig, lo mantiene ciego y sordo ante lo que debería ser su única guía, el interés de los valencianos.

No han tenido bastante con la experiencia de la reversión del Hospital de Alzira, antes un hospital vanguardista, pionero, excelente en sus resultados tanto clínicos, como de accesibilidad y económicos, han continuado con el Torrevieja, y que tras pasar a ser de gestión directa han empeorado todos sus indicadores asistenciales, aumentando las listas de espera a pesar de contar con más profesionales e incrementando de forma brutal el gasto de las arcas publicas de todos los valencianos, a lo que se une ahora la fuga de profesionales. Ya hemos visto como al carecer de radiólogos en Torrevieja se ven obligados a trasladar a los pacientes a Elche para hacer una ecografía (vergonzoso).

Los gobiernos están para resolver problemas, atendiendo las necesidades de los ciudadanos, tratando de mejorar la vida de los mismos.

La democracia es el mejor de los sistemas políticos, siempre que los ciudadanos coloquemos al frente de las instituciones personas competentes, preparadas, trabajadoras, honestas cuya preocupación sea el bienestar y la salud de los ciudadanos. Pero cuando los puestos de responsabilidad los ocupan incompetentes, desahogados, deshonestos, sectarios, cuyo credo es solo “lo que diga el partido”, se corre un riesgo muy grave.

Los valencianos tenemos dentro de unos días una oportunidad única para cambiar esta situación, acabar con el sectarismo y colocar al frente de la administración a personas capaces, cuya preocupación sea mejorar el servicio publico por encima de intereses personales o partidistas. Seamos responsables y apostemos por un modelo sanitario que funciona, con bajas listas de espera, calidad en la atención y futuro.