| 30 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
La oposición exhibe imágenes de represaliados por la dictadura en la sesión de control de Les Corts.
La oposición exhibe imágenes de represaliados por la dictadura en la sesión de control de Les Corts.

'Vergonya' Gómez y Franco, protagonistas de la bronca sesión de control

El Gobierno de PP-Vox saca adelante la polémica ley de la Concordia entre gritos de la oposición y carteles de represaliados de la dictadura.

| Sonia García Edición Valencia

La primera gran reforma legislativa del Gobierno valenciano de PP-Vox (a través de las cinco proposiciones de ley de Libertad Educativa, À Punt, Transparencia, Concordia y Antifraude) sale adelante con la toma en consideración en Les Corts, entre el ruido de los golpes y los gritos de 'vergonya' ('vergüenza' en valenciano) por parte de los diputados de Compromís. "Vergonya Gómez no ha venido", han replicado con tono cómico desde la bancada del PP refiriéndose a la mujer del presidente Pedro Sánchez que ha sido llamada a la comisión de investigación del Congreso por los casos de corrupción relativos a la compra de mascarillas durante la pandemia que salpica al Gobierno de España. 

La imagen de la jornada ha sido el despliegue de imágenes con los rostros de represaliados de la dictadura de Franco como símbolo de protesta por parte de la oposición del PSPV, entre ellos Antonio Machado, Federico García Lorca, alcaldes socialistas fusilados, médicos o profesores. Un "teatro", ha calificado el portavoz de Vox, José María Llanos, manifestando que "todas las fotos de las víctimas del socialismo no cabrían en este parlamento". 

El portavoz del PSPV, José Muñoz, ha criticado la ley de la Concordia que sustituirá a la de Memoria Histórica por "dignificar a los represores",  empleando su pregunta en la sesión de control al presidente por sus creencias, por si considera que el Franquismo fue una dictadura.

 

A la cuestión, Mazón le ha pedido que "me lea los labios" para afirmar que "sí". Con el objetivo de retratar la obsesión de los socialistas por el fantasma de Franco, ha bromeado que el "único problema con el régimen franquista es el socialismo alicantino" por el apellido de Ángel Franco, miembro de la Ejecutiva del PSPV. Muñoz ha replicado mostrando preocupación por "el régimen zaplanista" y ha defendido que el PSOE es el "partido de la libertad". "Con Bildu", han apostillado los diputados populares desde sus escaños. 

Al bajar de la tribuna, Muñoz ha entregado a Mazón la imágen de Miguel Hernández, que el presidente ha colocado en su escaño exhibiéndola durante todo el pleno como muestra de apoyo. A su vez, Mazón le ha intercambiado la fotografía por el libro 'A sangre y fuego' de Manuel Chaves Nogales para que pueda "permitirse el lujo de estar en contra de todos los odios y dictaduras".

Por otro lado, la corrupción ha vuelto a convertirse en un tema centran en los debates parlamentarios de Les Corts. Concretamente, el caso Erial que juzga al expresidente Eduardo Zaplana en la Audiencia de Valencia, así como el fraude de las subvenciones a las empresas del hermano del expresidente Ximo Puig o el archivo de la causa de Mónica Oltra que ha desatado una bronca subida de tono con insultos cruzados entre los diputados.