| 11 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Toni Cantó y Ximo Puig se saludan ante la mirada del síndico de Compromís, Fran Ferri.
Toni Cantó y Ximo Puig se saludan ante la mirada del síndico de Compromís, Fran Ferri.

Puig deja en el olvido a Cantó para incumplir los acuerdos alcanzados con Cs

El presidente de la Generalitat elude el 60% de las medidas pactadas con el exportavoz de Cs para los presupuestos de 2021

| Jonathan Martínez Edición Valencia

El legado que dejó Toni Cantó como síndico de Ciudadanos en el parlamento valenciano ha quedado en el olvido. Una de sus últimas herencias fue la controvertida decisión de abstenerse ante los presupuestos del Botánico para el año 2021. Lo hizo tres meses antes de abandonar la formación en un intento por desmarcarse de la derecha generando cierto enfado en el seno del Consell. Aunque su abstención no era necesaria para dar luz verde a las cuentas públicas en Les Corts, el presidente de la Generalitat estaba decidido a lograr el máximo consenso posible. Durante varios meses, ambos representantes mantuvieron multitud de reuniones bajo la temerosa mirada del resto de partidos del Ejecutivo -Compromís y Podemos-, los cuales rechazaban el aval de Ciudadanos para reforzar la imagen del Gobierno. El objetivo de Puig era obtener el voto a favor de Cantó, si bien las discrepancias en asuntos relevantes y la injerencia de los socios redujo el respaldo a la mera abstención. Aún con todo, este acuerdo “descafeinado” incluyó hasta 25 enmiendas del partido ‘naranja’.

Transcurrido ya medio año desde la puesta en marcha de los presupuestos, el 60% del pacto sigue sin cumplirse y las previsiones a corto plazo tampoco auguran su posible ejecución para los próximos meses. Por ello, la actual portavoz de Ciudadanos en Les Corts, Ruth Merino, se ha visto obligada a exigir a Ximo Puig que "cumpla con su palabra" e inicie las medidas acordadas, que tenían como fin reforzar la sanidad, la calidad asistencial de las personas mayores o la viabilidad económica de empresas y autónomos en un contexto de pandemia. 

De no ser así, la síndica no prevé grandes acciones más allá de seguir insistiendo en las obligaciones del Consell o abrir la puerta a la posibilidad de solicitar una reunión formal entre partes. Por el momento, tan sólo se limita a recordar cuáles son algunos de los asuntos pendientes del pacto: la creación de un fondo Covid de 76 millones de euros para los sectores económicos que queden fuera de los planes de ayuda; llevar a cabo el informe sobre la eficiencia interna con el objetivo de recortar el gasto superfluo; o la aprobación de las ayudas para el aprendizaje de inglés, entre otros.

“No cumpliendo con nuestras iniciativas no nos están engañando a nosotros, sino que engañan a empresas y familias afectadas por el Covid y a todos los valencianos que tienen que ajustarse el cinturón mientras ven que su Administración Pública no recorta en gasto superfluo”, denuncia Merino.

Contagios

Respecto al aumento en el número de contagios, que a día de hoy se sitúa en una incidencia acumulada a catorce días de 75,47 casos por cada cien mil habitantes y 126 pacientes ingresados en los hospitales valencianos, la líder parlamentaria hace un llamamiento a la prudencia y exige a Ximo Puig que no vuelva a “castigar” al ocio nocturno o la hostelería. Así, su solución pasa por controlar los botellones y reuniones fuera de los locales, donde considera que deben cumplirse las normas. Salvando estos aspectos, entiende que la desescalada planteada por el Gobierno valenciano es la correcta.

Reunión Caso Azud

Sobre las informaciones que apuntan a una reunión en prisión entre el empresario supuestamente cabecilla de la trama Azud, Jaime Febrer, y el síndico socialista Manolo Mata, Merino se ha mostrado preocupada por algo que “no parece muy bonito” y hace cuestionar la credibilidad de la política. “Esto desprestigia y desmerece la labor de muchos políticos honrados que se dedican honestamente a esta labor. Acciones como el caso Azud deben ser perseguidas por la Justicia pero nosotros también debemos poner negro sobre blanco en lo que haya podido ocurrir”, apostilla la portavoz de Ciudadanos.