| 18 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Captura de pantalla del programa El Faro.
Captura de pantalla del programa El Faro.

ESdiario analiza las elecciones en El Faro: "La estrategia que salva a Sánchez"

El PSOE de Pedro Sánchez radicalizado asume el discurso de Sumar para comerse a Yolanda Díaz y acorta la distancia con la derecha conservadora que crece más despacio que en Europa.

| Sonia García Edición Valencia

Los resultados de las elecciones europeas escenifican la nueva tendencia conservadora en la Comunidad Valenciana y en España que, con menos impulso que en Europa, relega a la izquierda. El socialismo de Pedro Sánchez sobrevive como excepción ibérica gracias a distintos factores, entre ellos la estrategia de radicalización con la que logra engullir los votos de la vicepresidenta Yolanda Díaz quien, en consecuencia, ya ha presentado su renuncia como líder de Sumar tras el batacazo que le deja por debajo de la plataforma emergente de Alvise Pérez en algunos territorios. ESdiario analiza todas las claves de los comicios europeos en el programa El Faro presentado por Luis Motes en la televisión autonómica La Ocho Mediterráneo.

El efecto de las europeas en los municipios

En los últimos análisis se vienen comparando los resultados de las elecciones municipales de 2023 con los comicios europeos. Así, los resultados evidencian cómo el PP le ha levantado al PSOE bastiones históricamente socialistas como Paterna, Gandía, Picasent o Villarreal. En cambio, el PSPV se mantiene incluso crece en ciudades como Valencia capital.

Los resultados demuestran que el votante no introduce la misma papeleta en las diferentes urnas y hace una distinción entre las municipales y la del Parlamento Europeo. Las elecciones municipales gozan de mayor carácter personalista mientras que en las europeas la confianza recae en la marca y no tanto en el candidato. De este modo, es un error atribuir a los alcaldes la derrota. La responsabilidad de que el PSPV de Paterna haya perdido con el 31'65% frente al PP con un 33,26% no recae sobre Juan Antonio Sagredo, quien obtuvo la absoluta en 2023. Del mismo modo, es demasiado aventurado que el PP celebre estas victorias como antesala de las futuras municipales. No obstante, de Gandía se podía esperar que Diana Morant aportara un empujón debido a su popularidad y representación en el Gobierno como ministra y llama la atención como, pese a haber tomado la delantera participando en todos los mítines por encima de los candidatos valencianos, en cambio tras el batacazo en su ciudad mantiene silencio absoluto. 

De forma similar, la caída de Compromís en Valencia no es extrapolable. En coalición con Sumar ha obtenido menor representación que en  las municipales de 2023. Sin embargo, no existe apenas variación con respecto a las europeas de 2019 cuando concurrieron en solitario. De ello se extrae, por un lado, que Yolanda Díaz ni ha perjudicado a los nacionalistas ni les ha beneficiado y, por otro, los bajos resultados de Compromís se deben a una migración de sufragios ya que el votante valencianista solo percibe a Compromís como un proyecto local y de cara a la gestión del parlamento Europeo deposita su confianza en el gran partido de izquierdas dado.

La estrategia que salva a Sánchez

Ante el auge de los partidos conservadores en Europa, El PSOE en España se presenta como la resistencia. Los problemas de acceso a la vivienda, los altos índices de pobreza o la crisis migratoria- tan solo en el último año ha crecido un 17% la inmigración ilegal según Frontex- son los factores que se hallan detrás del auge de los partidos ultraconservadores. En Francia la crisis migratoria se ha acentuado y ha impulsado a Le Pen hasta llegar a darle una victoria muy amplia doblando el resultado a Macron. 

España no se encuentra aún en el mismo contexto socio-económico, aunque ya comienzan a aumentar estos valores, por lo que el ascenso de Vox es menor que el de Le Pen o Alianza por Alemania que se sitúa ya como segunda fuerza política. Que Macron disuelva Las Cortes y convoque elecciones le sirve a Pedro Sánchez para medirse y respalda su continuidad dado que el PP solo le aventaja cuatro escaños y no el doble como en Francia. Eso sí, Macron cuenta con una baza a su favor, el sistema de doble vuelta, le otorga facilidad para convocar elecciones y, pese a que ganara Le Pen, la izquierda puede proclamarle de nuevo presidente en la segunda ronda. Por contra, el riesgo para Sánchez es mayor y no se atreverá a jugarse la Moncloa. 

En este contexto en el que los conservadores avanzan más despacio en España, Pedro Sánchez consigue aglutinar el voto de la izquierda. El problema de Yolanda Díaz es con quién gobierna. Cuando Alberto Núñez Feijóo adopta algún planteamiento propio de Vox, como abordó el problema de la inmigración en las elecciones catalanas, recibe críticas por radicalizarse. Esta es precisamente la estrategia del éxito de Pedro Sánchez que le ha permitido comerse primero a Podemos y ahora Sumar. El PSOE ha asumido ideas y discursos de Sumar, le ha robado la bandera de Palestina con el tour europeo de Sánchez para reconocer el Estado gobernado por los terroristas de Hamás. El PSOE se ha radicalizado hacia la izquierda y finalmente no existe tanta diferencia ideológica por lo que el votante concentra el voto, de nuevo, en la marca grande. 

El fenómeno Alvise 

Se acabó la fiesta ha obtenido de la nada tres escaños en el Parlamento Europeo, los mismos que la vicepresidenta Yolanda Díaz, a quien incluso humilla en determinados territorios superándola por ejemplo en la ciudad de Alicante. Con estos resultados es totalmente coherente y necesario que Yolanda Díaz haya presentado su dimisión. Su forma de emerger, con grandes concentraciones de personas en las plazas, mezclándose entre los ciudadanos a pie de calle y satisfaciendo su hartazgo recuerda a Podemos. Pablo Iglesias se dirigía contra la casta y Alvise contra "la fiesta". El elemento común es responder como reacción a las élites y los gobernantes. Eso sí, cada cual con su ideología antagónica.