| 21 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La defensa de la Real Senyera es uno de los valores que más une a los partidos del valencianismo regionalista
La defensa de la Real Senyera es uno de los valores que más une a los partidos del valencianismo regionalista

Las diferentes vías del valencianismo regionalista para preparar las elecciones

Las tres formaciones que han sellado una coalición siguen con sus reuniones esta semana para ampliarla, mientras Valéncia Unida no descarta acuerdos preelectorales

| H.G. Edición Valencia

En la calle Amistad, en la sede de la asociación Consciència Valenciana. Suena a ensoñación, casi a utopía; no obstante, es la realidad. En este lugar y con esa agrupación como anfitriona, un trío de partidos políticos, tal como adelantó EsdiarioCV el pasado jueves, trata de configurar una coalición para optar a entrar en el Ayuntamiento de Valencia.

"Somos realistas y hemos vivido ya la experiencia de conseguir malos resultados al ir por separado", explica uno de los líderes de estos tres partidos: Contigo Somos Democracia, Renovacio Politica y aUna Comunitat Valenciana. Todos se presentaron a las municipales de 2019 y quedaron muy alejados de los alrededor de 25.000 votos necesarios para obtener concejal en la ciudad del Miguelete.

Posiblemente su suma tampoco resulte suficiente para entrar en el consistorio valenciano. Por ese motivo tratan de incluir a otras formaciones, como Unió i Germania, a cuyo frente se halla el último diputado provincial que obtuvo Unión Valenciana y ex alcalde de Alcàsser, Julio Chanzà.

También intentan sumar los retazos de Som Valencians, un partido descabezado tras la marcha de su factótum, Jaume Hurtado, y con algunas agrupaciones que buscan su propio camino. En esa misma línea quieren aunar, ya para otras tentativas municipales, al cuarteto de concejales que lideran L´Encontre, una plataforma que incluye a representantes diversas formaciones.

También pretenden coaligar a asociaciones en su órbita, la del regionalismo valenciano, como la propia Consciència, Desperta Valencia o Mi Tierra, entre otras. En esa línea han vuelto a trabajar en la reunión de esta semana.

 

Mientras, intentan indexar con Valéncia Unida para que se sume a la coalición. No obstante, esta última formación, que preside Vicente González-Lizondo y de la que este diario ha ido informando, sigue su propio camino. No tiene, efectivamente, la experiencia o el trauma de haber sufrido un batacazo electoral.

Piensa que el valencianismo regionalista -opuesto y antagónico electoralmente al nacionalista que preconiza Compromís- puede recuperar el pulso y las posibilidades de obtener representación décadas después de que la perdiera su principal referente histórico: Unión Valenciana.

Tal como aclaran desde la formación, "tenemos argumentos para presentarnos solos, pero también la humildad, generosidad e inteligencia estratégica necesarias para entender que cuanto más unifiquemos el voto, antes y mejor se consolidará un autonomismo transversal fuerte en las instituciones". 

No rehúyen hablar de posibles coaliciones, aunque matizan que únicamente las harán con "aquellos que sumen verdaderamente, que demuestren voluntad de construir y que tengan auténtica vocación de servicio al pueblo valenciano".

Indirectamente rechazan a quienes, como en reiteradas ocasiones ha ocurrido cuando se acercaban elecciones locales en los últimos procesos, ponían por delante su personalismo o las siglas de su partido en cualquier intento de coalición, por lo que acababan frustrándose.

Mientras, siguen vivas otras opciones que forman parte de las debutantes, como Lo Nostre, conformada por personas alejadas de la política hasta ahora y que entremezclan ilusión y capacidad de movimiento en redes sociales para difundir su iniciativa y lograr un respaldo social. 

Y todavía surgirán nuevas propuestas. Comienza la época de la ilusión, cuando ya se han superado los dos años de mandato y de travesía del desierto para quienes se quedaron con las ganas de entrar en las instituciones en 2019. Ahora ven que una nueva oportunidad se acerca.