| 19 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
La nueva cría de gacela junto a su madre en el Bioparc.
La nueva cría de gacela junto a su madre en el Bioparc.

La sabana de Bioparc crece con una nueva cría de Gacela Thomson.

El nuevo retoño es el miembro más vulnerable del rebaño y presa fácil para depredadores como guepardos, leones, leopardos o hienas.

| Sonia García Edición Valencia

 

Una nueva cría de galeca de Thomson (Eudorcas thomsonii) acaba de nacer en Bioparc Valencia. Se trata de una especie incluida en la lista roja de especies en peligro de extinción y de la que el recinto valenciano participa en el programa europeo para su conservación.

Según ha informado Bioparc en un comunicado, tras aproximadamente seis meses de embarazo, el parto tuvo lugar en el recinto interior, donde la pequeña gacela ha permanecido sus primeras semanas junto a su madre y otra de las hembras del grupo. Esta medida se toma para garantizar su seguridad y observar que evoluciona correctamente.

Dado que la madre es primeriza, ha sido necesario incrementar la supervisión. El equipo técnico de Bioparc solo ha interferido para evaluar el estado de la cría, sexarla y confirmar que se trata de un macho.

Tras las primeras semanas de cuidados, la cría puede verse junto a su grupo en el recinto multiespecie de la sabana de Bioparc Valencia, donde convive con otras manadas como las de jirafas (Giraffa camelopardalis rothschildi); de otros antílopes como impalas (Aepyceros melampus); kobos (Kobus ellipsiprymnus) y blesboks (Damaliscus pygargus phillipsi), además de con diversas especies de anátidas, los llamativos Jabirús africanos (Ephippiorhynchus senegalensis) y el Ibis Sagrado (Threskiornis aethiopicus).

En la naturaleza, cuando una nueva cría de gacela Thomson llega al mundo, la madre tiene que "jugar al escondite". El nuevo retoño es el miembro más vulnerable del rebaño y presa fácil para depredadores como guepardos, leones, leopardos o hienas entre otros. Para que el recién nacido permanezca seguro, la madre lo esconde entre los pastos y se aleja para ocultar su presencia, volviendo para amamantarlo varias veces al día.

Estos pequeños antílopes son capaces de correr a velocidades superiores a los 70 km/h. Debido a que los guepardos solo pueden mantener sus extraordinarias velocidades durante pequeños períodos de tiempo, a menudo consiguen evadirlos ya que son capaces de mantener esta velocidad el tiempo que sea necesario. Pese a esta habilidad, la gacela de Thomson está incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.