01 de diciembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Fernando Simón reconoce que no le funcionaba "la cabeza" cuando se fue a surfear

Fernando Simón, conversando con Jesús Calleja

Fernando Simón, conversando con Jesús Calleja

Disfrutando de un viaje de multiaventura en Mallorca, el controvertido director del Centro de Alertas confesó a Jesús Calleja que tiene la "conciencia tranquila" aunque "cada muerto pesa".

Desinhibido y relajado, Fernando Simón protagonizó una entrega especial de 'Planeta Calleja' en la que el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias charló largo y tendido con Jesús Calleja sobre su vida personal y sobre el pasado, presente y futuro de la pandemia.

Y en sus respuestas, cómo no, dejó margen para la polémica, pues eludió toda responsabilidad en la deriva de una crisis sanitaria que se ha llevado por delante la vida de más de 50.000 personas y ha hundido la economía nacional.

Buceo, escalada y ruta en bici fueron algunas de las actividades que compartieron Simón y Calleja en esta entrega rodada en Mallorca y que de forma excepcional saltó de Cuatro a Telecinco en horario de máxima audiencia. El portavoz científico comenzó explicando a Calleja los motivos por los que decidió aceptar la propuesta del presentador de Mediaset para participar en su programa, aclarando que se produce "durante las vacaciones".

 

"La gente me reconoce incluso de espaldas", dijo Simón, que confesó que se tuvo que tomar unas vacaciones en el sur de Portugal el pasado agosto, donde fue fotografiado en una playa, porque "no podía más" y porque no le "funcionaba bien la cabeza" tras semanas de duro trabajo luchando contra la pandemia.

El epidemiólogo recordó cómo se desencadenó la pandemia en España, asegurando que ya a mediados de enero "comenzamos a trabajar más de 14 horas diarias", pero no fue hasta "el 9 o el 10 de marzo cuando empezamos a notar que se dispararon los contagios". En el espacio de tiempo entremedias, sin embargo, la OMS y otras organizaciones internacionales lanzaron decenas de avisos sobre la virulencia del coronavirus, pero Simón lo obvió ante Calleja.

El peso de los muertos y el punto final de la crisis sanitaria

El día más difícil, reconoció, fue en el que se declaró el estado de alarma. "Me flojeaban las piernas", admitió Simón, que afirmaba que él era de los pocos que siguieron trabajando durante el estado de alarma y podía ver la ciudad vacía. "Se te encoge el alma", dijo. Y a continuación, lanzó una loa a Pedro Sánchez: "Nunca pensé que un presidente tuviera el valor de cerrar el país, pero no había más opción".

De hecho, el epidemiólogo aseguró tener la conciencia tranquila por la gestión realidad. "Las decisiones que se tomaron con la información que disponíamos fueron las que había que tomar". "Con lo que hemos hecho ha habido gente que no se ha muerto. Pero también se perdieron muchas. Cada uno de los muertos pesa", declaró.

 

Pero, por encima de todo, Simón se mostró convencido de no haber cometido grandes errores, aunque "siempre se puede mejorar". Y prueba de ello es que no aprecia grandes diferencias con Alemania, pese a que allí el impacto de la epidemia ha sido mucho menor: "Cuando hablamos con ellos no vemos diferencias significativas en las medidas. La forma de moverse y de relacionarse entre los ciudadanos es diferente a los países del sur".

El director del Centro de Alertas se atrevió, asimismo, a asegurar que "no habrá confinamientos como en marzo", a anunciar las primeras vacunaciones para diciembre e incluso puso fecha a lo más duro de la crisis sanitaria. "Antes del próximo verano, ya nada tendrá que ver con lo que hemos pasado, si todo va bien", aseguró, aunque admitió que "sigo preocupado".

 

Comenta esta noticia
Update CMP