18 de enero de 2021
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las dos graves infracciones que han puesto en la picota a Victoria Federica

La vida nocturna de Victoria Federica en plena pandemia está dando mucho que hablar

La vida nocturna de Victoria Federica en plena pandemia está dando mucho que hablar

Un desliz nocturno y el disfrute de una propiedad envuelta en un grave escándalo dejan en una situación tremendamente comprometida a la sobrina del Rey Felipe.

Definitivamente no está siendo un buen año para la familia del Rey Felipe. Y no solo por las presuntas irregularidades financieras cometidas por el Rey emérito. También los más jóvenes de la familia están colocándose en el punto de mira, como Victoria Federica, que en las últimas horas se ha visto envuelta en dos situaciones de distinta gravedad, pero igualmente escandalosas, con gran cobertura mediática.

Así, la hija de la Infanta Elena ha sido pillada saltándose el toque de queda impuesto en la Comunidad de Madrid. Aunque en este caso sí que haya sido con mascarilla, a diferencia de su hermano Froilán, Victoria Federica ha cometido la misma infracción.

Su apretada agenda nocturna está haciendo que le lluevan las críticas por no guardar ni respetar las medidas sanitarias impuestas, como si e algún modo se viera eximida de responsabilidades. Porque además, y para más inri, no es la primera vez.

La sobrina del monarca, ajena completamente a la crisis mundial y al aumento de casos y de fallecidos a causa del Covid-19, ha sido vista, como en otra ocasión anterior, saliendo de un portal del que poco después también saldría su pareja, Jorge Bárcenas. Un desliz muy comentado tanto en los medios como en las redes sociales.

La yegua, bajo sospecha

Aunque más tenebroso, sin duda, es el asunto en que se ha visto envuelta Victoria Federica de manera indirecta, por los negocios bajo sospecha de su abuelo, Don Juan Carlos. Y es que, según ha publicado El Confidencial, la compra de la yegua que suele montar la hija de la Infanta Elena está bajo sospecha. Los pagos de la manutención del animal, que han corrido a costa del empresario mexicano Allen Sanginés-Krause, exdirectivo de Goldman Sachs, no fueron declarados a la Agencia Tributaria.

La Fiscalía del Tribunal Supremo, según apunta este medio, tiene pruebas de que la compra de la yegua y otras facturas fueron pagadas por la Casa Real con dinero del empresario y que además "ni los pagos ni el disfrute de los propios fondos transferidos por el empresario mexicano fueron declarados a la Agencia Tributaria por el monarca ni el resto de los supuestos beneficiarios del dinero".

 

Comenta esta noticia
Update CMP