30 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez "fuerza" el acuerdo con el PP en el CGPJ tras el dedazo con Delgado

Los populares, hartos de las artimañas del Gobierno, no alcanzarán ningún acuerdo que les reste ascendencia en el órgano más decisivo de la Justicia española.

Uno de los grandes objetivos que se ha marcado el Gobierno social comunista presidido por Pedro Sánchez es el control de los engranajes de la Justicia española. El signo más demoledor y temprano de esta meta ha sido, sin duda, la propuesta del propio Sánchez de que su exministra de Justicia, Dolores Delgado, se ponga al frente de la Fiscalía General del Estado, en sustitución de María José Segarra.

Precisamente, la cabeza de Segarra es parte del precio que ERC exigió al PSOE a cambio de su abstención en la investidura de Sánchez. No perdonan a la actual máxima responsable del Ministerio Público que defendiera con dignidad los intereses del Estado de derecho y de la democracia española manteniendo como rebelión el golpe de Estado indepe del 1 de octubre de 2017 en Cataluña.

El futuro ascenso de la polémica Dolores Delgado -que durante su paso por el Ejecutivo no ha dudado en comportarse como una aguerrida socialista de base- es firmemente rechazado por PP, Ciudadanos y Vox. Y Sánchez parece haber encontrado el modo de diluir el debate sobre tan escandaloso nombramiento con una propuesta de pacto al primer partido de la oposición sobre el Consejo General del Poder Judicial.

 

Tal y como ha adelantado  El Independiente, tanto el Ejecutivo Central como el PP están acercando posturas para consensuar el nombre de quién debe presidir el órgano de gobierno de los jueces, que está en funciones desde 2018 porque entonces no fue posible un pacto de Estado entre socialistas y populares.

Con este objetivo el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ya han mantenido reuniones con el responsable de Justicia del PP, Enrique López.

El principio de acuerdo consistiría en que el PP renunciaría a dos miembros del CGPJ siempre y cuando el presidente de la institución se consensúe entre los dos principales partidos del Congreso.

En cualquier caso, el complejo mapa político resultante de las elecciones del 10-N invita a la prudencia, porque uno de los objetivos de Podemos y de los independentistas catalanes es participar también del control de la Justicia.

Recurso del PP contra la designación de Delgado

En tanto se dilucida si hay finalmente o no acuerdo respecto al Consejo General del Poder Judicial, el Partido Popular continúa su batalla contra la designación de Delgado. Así, los de Génova están ultimando el recurso que interpondrá ante la Sala de los Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo contra la elección de Dolores Delgado como fiscal general del Estado una vez que su nombramiento por el Consejo de Ministros salga oficialmente publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La "parcialidad" de Delgado y la "desviación de poder" que supone el hecho de designar a un exministro de Justicia para ese puesto serán los principales ejes en los que se asentará el recurso del PP, según han avanzado a Europa Press fuentes de la formación.

El PP está a la espera de que ese nombramiento se haga efectivo, ya que previamente la nueva fiscal general del Estado debe comparecer en el Congreso ante la Comisión Consultiva de Nombramientos para recibir el visto bueno de las Cortes a su designación.



Comenta esta noticia
Update CMP