Crece el interés por los préstamos online ante el rebrote de la pandemia

La fragilidad de nuestra economía, unido al desconcierto con las ayudas del gobierno ha hecho que los españoles busquen formas alternativas de financiación. El crédito online sube con fuerza

La crisis del coronavirus ha sido uno de los golpes más fuertes que ha sufrido la región europea en las últimas décadas, especialmente nuestro país. Con una economía cada vez más frágil, los españoles han comenzado a optar nuevamente por formas de financiación alternativas al ingreso fijo para poder cubrir tanto las necesidades básicas como los gastos no esenciales.

Préstamos durante la pandemia

Los préstamos personales, ya sean para el consumo, para productividad o para hipotecas, se han posicionado en los últimos meses como una alternativa para quienes han visto la merma en su generación de ingresos. Aunque la cantidad de concesiones ha variado con el pasar de los meses, son miles de millones de euros los que se han prestado desde la llegada del coronavirus.

El sector empresarial sería el que más se ha beneficiado de este tipo de acciones ya que, con la idea de mantener estable la producción y el empleo, decenas de entidades financieras han brindado préstamos en condiciones especiales. Uno de los primeros ejemplos fue el de CaixaBank con su tanda de préstamos valorada en 25 millones de euros, pero como éste han habido muchos a lo largo de la pandemia.

Los préstamos Online como alternativa

Con el posicionamiento de Internet como una herramienta fundamental del día a día, comenzó a surgir otra modalidad de financiación: los préstamos online. Su concepto se basa en acudir a firmas financieras que se encuentran en el mundo digital, realizando solicitudes virtuales a través de los canales que estas ponen a nuestra disposición.

Estas empresas solicitan información personal, sin embargo, suele ser menos profunda que la solicitada por las entidades financieras tradicionales. Las preguntas más comunes que presentan estas plataformas pueden incluir cuánto dinero necesitas, cuándo lo necesitas o cómo piensas gastarlo, entre otras.

La principal ventaja de estas herramientas de financiación (por encima de las tradicionales) es que el proceso es mucho más directo. En la mayoría de los casos, el solicitante simplemente aplica para que su solicitud sea revisada por el equipo de la firma. Se trata de un proceso sencillo y con una menor inversión de tiempo para quienes buscan apoyo de múltiples fuentes.

Endurecimiento de las condiciones

Aunque estas entidades suelen ser un poco más permisivas, la realidad es que también se han adaptado a la mayor demanda de préstamos y han endurecido las condiciones bajo las cuales brindan ayuda económica. Siguen así el ejemplo de las firmas tradicionales, que hace un par de meses ya comenzaban a limitar el acceso a créditos personales.

Si bien es cierto que la demanda de préstamos se habría mantenido muy similar a la del año pasado y a las estimaciones realizadas en enero del 2020, es decir, no hubo un incremento demasiado importante en cuanto a nuevas solicitudes, la concesión de préstamos sí ha disminuido de manera representativa si se compara con estos datos.

Según informes recientes, el motivo de esta caída en la concesión de financiación no se debe solo a la inestabilidad financiera actual de la población, sino al temor de una segunda ola de contagios que disminuya aún más la capacidad de pago de los solicitantes. Por eso muchas firmas deciden ser más "duras" que en el pasado. La economía española parece encontrar su camino hacia la estabilización sin embargo, solo el tiempo y la evolución de la pandemia podrán definir el verdadero futuro del país.

Comenta esta noticia
Update CMP