26 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

A la séptima va la vencida, ¡enhorabuena Valverde!

El ciclista murciano Alejandro Valverde se ha proclamado campeón del mundo de ciclismo en ruta gracias a una actuación espectacular de toda la selección española. Es su séptima medalla.

El ciclista español se impuso en el sprint final en la meta de Innsbruck (Austria) a Romain Bardet, Michael Woods y Tom Dumoulin, sus rivales en el tramo final de una carrera en la que brilló el equipo español gracias a una estrategia de carrera intachable que ha tenido como resultado el triunfo más esperado por Valverde. Pocos pensaban cuando se destrozó la rodilla en la primera etapa del Tour de 2017 que podría volver a competir a este nivel.

"Es increíble, son muchos años luchando y al final se ha conseguido", ha dicho entre lágrimas Valverde minutos después de cruzar la línea de meta. "Estoy sin palabras, no me lo creo. Ganar el campeonato del mundo era un sueño para mí. Muchas veces me he quedado cerca, llevabas seis medallas y ninguna de oro. Sabía que no tenía que fallar. No podía fallarle a la gente y a la selección", continuó el murciano, que admitió sentir "una emoción terrible".

No hay otro ciclista con la misma relación de Valverde con el Mundial de ciclismo. Una mezcla de amor y odio con una carrera que le ha dado muchos éxitos, pero también muchas frustraciones. Entre su primera medalla, la plata de Hamilton, y la última, este oro de Innsbruck, han pasado 15 años. En medio de esas dos citas ha ido construyendo el palmarés más amplio de la historia, pero era un palmarés incompleto. Le faltaba la guinda, una victoria que tantas veces había rozado y que tantas veces le había esquivado.

A la plata del año 2003 le siguió otra dos años después en Madrid, cuando perdió ante Tom Boonen en la Castellana. En 2006 volvió a ser superado en la última recta, entonces por Paolo Bettini y Erik Zabel. No volvió al podio hasta 2012, tras unos años de malos resultados y de estar parada su sanción por dopaje resultado de la Operación Puerto, que le impidió participar en 2010 y 2011. Encadenó tres bronces seguidos en Valkenburg, Florencia y Ponferrada, hasta este domingo su última medalla, la mejor y la más deseada.

Comenta esta noticia
Update CMP