24 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La medalla de Torra para humillar a Arrimadas avergüenza a media Cataluña

El presidente de la Generalitat concede la Cruz de Sant Jordi a la exdirigente de CIU y expresidenta del Parlament que quiso echar de Cataluña a la líder de Ciudadanos.



Mientras la economía catalana se hunde, el desgobierno se ha instalado en la Generalitat y el Parlament permanece cerrado a cal y canto, Quim Torra sigue apuntándose a las provocaciones y a la división de la sociedad de Cataluña, la misma que este 28-A ha castigado a su mentor, Carles Puigdemont, y a su partido, Junts per Catalunya.

La última de Torra se ha producido este mismo martes, al anunciarse la concesión de las cruces de Sant Jordi. Entre ellas, a la xenófoba y supremacista Nuria de Gispert, que saltó a la fama al pedir a Inés Arrimadas que se marchase de Cataluña.

Así, el Govern ha acordado este martes conceder la Cruz de Sant Jordi este año a Gispert, además de a Lionel Messi, los también expresidentes independentistas del Parlament Joan Rigol y Ernest Benach, y a los 50 años de trayectoria artística de La Trinca.

La portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha concretado en rueda de prensa que distinguen con este reconocimiento a 29 personalidades y 15 entidades que han realizado servicios destacados en Cataluña en defensa de su identidad y en el ámbito cívico y cultural.

La Cruz de Sant Jordi, que se creó en 1981, es uno de los máximos reconocimientos que puede recibir una persona por parte de la Generalitat.

Al preguntársele por el reconocimiento a De Gispert tras el episodio en que animó a través de las redes a la líder de Cs en Cataluña a volver a su lugar de origen -Jerez-, ha respondido que "no ha hecho falta que nadie la mande a Andalucía porque se ha marchado ella sola", y ha destacado que la han reconocido por sus méritos y trayectoria política.

 

Comenta esta noticia
Update CMP