30 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Burgos denuncia el grave error que ha puesto a la Princesa Leonor en cuarentena

La Princesa Leonor llegando con su hermana, la Infanta Sofía, a su centro educativo

La Princesa Leonor llegando con su hermana, la Infanta Sofía, a su centro educativo

Era una situación que se veía venir y que un sector de la población reclamaba pero las Administraciones no han hecho caso y la heredera ha sido una de las víctimas, según el columnista.

Podría parecer exagerada la preocupación pero viendo lo que se está viendo, quizá debería haberse tomado con más tiento una decisión que está provocando las primeras víctimas, entre ellas la mismísima Princesa Leonor, según denuncia Antonio Burgos.

En su columna en ABC, el columnista condena lo que considera un error grave: la apertura de los colegios e institutos en plena segunda oleada de la pandemia. "¿Cómo hemos vuelto a abrir los colegios si las cifras eran casi primas hermanas de las peores del mes de marzo, cuando se cerraron los centros educativos de toda España con el Estado de Alarma?", se pregunta.

Burgos describe la cascada de cierres de aulas y confinamiento de decenas de alumnos que ya está produciendo, con los consiguientes estragos para las familias para las que no valen ya "todas las mentiras que en forma de comparecencias ante la televisión nos meten diariamente el ministro Salvador Illa y el supuesto experto Fernando Simón (que no convence absolutamente a nadie y mira que lleva horas de pantalla, más que los colaboradores de 'Sálvame')".

 

Y el "símbolo triste y preocupante" de este grave error de cálculo de previsión, en opinión de Burgos, es que "tengamos a Doña Leonor aislada en La Zarzuela, en un confinmiento a rajatabla".

La noticia positiva, según Burgos, es que el resto de la Familia Real no se haya visto afectada de momento, empezando por el Rey Felipe, después de que "se haya hartado de recorrer todas y cada una de las autonomías españolas, y en Baleares y Canarias muchas de sus islas, y no hayamos tenido afortunadamente la menor noticia de una 'malajada' desagradable de que alguna de las miles de personas que ha visto y saluda le haya contagiado nada".

"¿No dicen a efectos de rápida curación de las cornadas que los toreros están hechos de otra pasta? Pues algo de ese ungüento mágico debe de tener Don Felipe VI, cuando con tantos miles de kilómetros por toda España y encontrarse con tantos miles de probables contagiados no ha tenido el menor síntoma de nada. Mejor así. Lo que nos faltaba es que el mismo Rey cogiera el coronavirus", concluye el articulista.

 

Comenta esta noticia