21 de febrero de 2018
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¿Es la literatura autoeditada el futuro de la novela española?

La autoedición es una realidad y una tendencia creciente para miles de escritores que buscan una alternativa viable a la hora de lanzar sus publicaciones. Una realidad rentable.

Estas tendencias, sin embargo, se mantienen inéditas o incompletas en buena parte de los informes de venta. Y es que, de acuerdo con los datos manejados por algunas de las distribuidoras digitales más relevantes del sector, se estima que la cuota de mercado total para la autoedición en España podría situarse entorno al 7,9%. Una cuota que ve incrementadas sus cifras al tomar como referencia las ediciones generales (infantil-juvenil, ficción y no ficción) hasta situarse entre el 17% y el 22,9%.

La literatura autoeditada existe. Y no sólo eso, sino que se consolida como un sector en auge llamado a pujar como entidad propia en un mercado literario que cuenta, cada vez con mayor contundencia, con un importante número de autores que encuentran en la autoedición el camino más transitable. En este sentido, la visibilidad de este material autoeditado se presenta como reto fundamental para un sector que no se limita al ámbito digital. Si bien gran parte de la distribución de contenido literario autoeditado ha venido de la mano de plataformas digitales, los formatos físicos representan buena parte del rol que la autoedición asume ya desde hace unos años en nuestros país. 

Manuel Blanco, autor de La Tebaida, el discípulo número XIII, es uno de esos escritores que han elegido la autoedición como plataforma para publicar sus obras: “tenemos que olvidarnos del tabú de que un libro autoeditado es malo. Cuando decidí publicar mi novela barajé muchas opciones y me decidí por la autoedición después de comprobar que existían editoriales que trabajan de forma profesional, minuciosa y, sobre todo, con criterio y control de calidad”.

El autor ponferradino subraya la importancia de esta forma de publicación para evitar que muchos autores noveles con talento vean cómo sus novelas se quedan aparcadas en un cajón y nunca vean la luz debido a la falta de prestigio o las dificultades de los procesos editoriales tradicionales”. Seriedad y profesionalidad, tal es el camino al que aspira una forma de evitar que gana peso en nuestro país. 

De hecho, durante 2018 se cumplen 10 años de la andadura editorial de Círculo Rojo. Un camino que ha puesto en las librerías las palabras de más de 7.500 autores, respondiendo así a la llamada creciente de escritores, muchos de ellos noveles, que no encontraban alternativas para la publicación de sus libros. Alberto Cerezuela fundó esta editorial debido a las dificultades que él mismo tenía para publicar un libro y Círculo Rojo revolucionó el panorama literario español aportando profesionalización y haciendo que los escritores noveles pudieran editar sus obras y sentirse como cualquier autor reconocido.

A lo largo de estos años han registrado más de 10000 ISBNS en el Ministerio de Cultura y conseguido que sus escritores acudan a las principales ferias del libro como Sant Jordi, Madrid o Sevilla. Círculo Rojo ejemplifica la vocación innovadora que la autoedición asume en elementos antes inexistentes como los booktrailers, audiolibros, expositores, planes de marketing, organización de eventos o incluso una plataforma exclusiva para que los autores consulten sus ventas en tiempo real. 



Hablar de autoedición no es, por tanto, sinónimo de libro electrónico o publicaciones amateur. La autoedición aglutina disciplinas integradoras que buscan abarcar un terreno en el que lo digital no es, ni mucho menos, enemigo de los formatos tradicionales, sino una plataforma de lanzamiento perfecta para contenidos autoeditados y de calidad, así como un complemento que aporta múltiples recursos a las ediciones físicas de los relatos y novelas publicadas.

Alberto Cerezuela, presidente de la editorial Círculo Rojo, subraya que “gracias al bagaje de esta editorial, pionera en autopublicación, hoy en día ya no sólo se publican las obras de autores noveles, sino que el catálogo recoge escritores de renombre (algunos de ellos finalistas de los Premios Planeta o Azorín) y sus libros aparecen en programas de televisión de relevancia nacional”. 

El desarrollo editorial, en todos sus ámbitos y formatos, se presenta así como piedra angular para la supervivencia de la palabra escrita dentro de los nuevos entornos digitales. Un nuevo tablero de juego en el que muchos autores eligen la autoedición como lanzadera literaria. Una alternativa que aspira a mantener el criterio y profesionalidad que cualquier obra literaria merece.

Comenta esta noticia