02 de diciembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El negocio del Gobierno con las mascarillas, al descubierto: 1.568 millones

Carmen Calvo y Pablo Iglesias, en el Senado

Carmen Calvo y Pablo Iglesias, en el Senado

La vicepresidenta se enfada por las preguntas sobre el precio de un artículo de primera necesidad, pero no dice nada del agravio abrumador de los españoles frente a Europa.

Carmen Calvo se ha negado, con malos modos, a confirmar si el Gobierno va a bajar o no el IVA de las mascarillas, fijado en el 21%, el segundo más alto de Europa solo por detrás de Eslovenia, con el 22%. Su imagen incómoda ante las preguntas en ese sentido expresadas por dos periodistas han dado la vuelta a España.

"No voy a entrar en ese debate", dijo con gesto de enfado. Y se limitó a glosar los "grandes temas" que ocupan al Gobierno, citando expresamente el Ingreso Mínimo Vital o, entre otros, los ERTES. La vicepresidenta considerar menor algo que, sin embargo, no lo es.

Una familia de cuatro miembros puede gastar 8 euros al día en mascarillas, si las cambia correctamente cada cuatro horas y pasa fuera de cada ocho; dedicando hasta 240 euros al mes a este capítulo. Es decir, la mitad de un alquiler mensual de una vivienda en muchas capitales de provincia medianas.

 

Europa ya levantó la prohibición de tocar el IVA, que sí existe y fue la excusa del Gobierno, esgrimida de distinta manera pero con la misma intención tanto por PSOE cuanto por Podemos. De hecho, hay países como Bélgica, Italia o los Países Bajos donde el IVA es del 0% y la media del resto oscila entre el 5% y el 6%.

En Portugal, por ejemplo, ya se venden cajas de 20 unidades por menos de dos euros, el precio aquí de dos mascarillas, según reveló un reportaje emitido este lunes en el programa Todo es Mentira, presentado por Risto Mejide. 

Fuentes sanitarias consultadas por ESdiario dan otro argumento de peso para reducir el coste al máximo posible: "El precio puede tener otro efecto perverso: desmovilizar su recambio y convertir las mascarillas es meros quitamultas”, ineficaces frente a los contagios en consecuencia.

Rechazadas las enmiendas

La razón real de la "tacañería" de Moncloa con un artículo de uso obligatorio por razones sanitarias obvias, es mucho más prosaica de lo que se atreve a reconocer: los ingresos fiscales derivados de la venta masiva de mascarillas son ya de enorme enjundia, hasta el punto de que El Economista se ha atrevido a dar una cifra de, nada menos, 1.568 millones de euros.

El fracaso de las enmiendas de PP, Cs y VOX a este asunto explican, finalmente, la razón real del enfado de la vicepresidenta Calvo: simplemente, no quieren renunciar bajo ningún concepto a un dineral asegurado, por mucho que el contraste con el resto de Europa les deje en evidencia. El propio Salvador Illa, en TVE, se ha negado este mismo martes a confirmar la bajada exigida desde todos los flancos, limitándose de nuevo a decir que lo "analizarán".

Comenta esta noticia
Update CMP