09 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Puigdemont designa sucesor y acelera su caída a la irrelevancia política

Carles Puigdemont durante su discurso.

Carles Puigdemont durante su discurso.

El candidato a la investidura será Quim Torra, que en el pasado dejó muestras de su racismo hacia los españoles. Puigdemont ya no tendrá como rehenes a los catalanes: pierde su fuerza.

Carles Puigdemont ha dado finalmente su brazo a torcer y ha designado a Quim Torra como candidato a la investidura, lo que evitará que Cataluña sea nuevamente llamada a las urnas. 

Así lo ha anunciado el expresident este jueves por la tarde en vídeo desde Berlín, después de no pocas presiones de ERC, el PDeCAT y de los presos de una y otra formación. Estos últimos creen que la formación de un Govern podría hacer que el juez Pablo Llarena reconsiderara su prisión preventiva. 


En su mensaje, Puigdemont advierte de que la elección de Torra abre un "periodo de provisionalidad marcado por las condiciones que impone el Estado español", recordando que él sigue aspirando algún día a volver a ser investido en el cargo.

Y añade que él se reserva liderar el Consell de la República, una suerte de Govern de la Generalitat en el extranjero, mientras que Torra se encargará "de la gobernación interior, la defensa de los derechos nacionales ante un Estado que se niega a hablar y de la defensa de las competencias y recursos -de la Generalitat- que son laminados sistemáticamante".

No obstante él mejor que nadie sabe que con el nombramiento de su sucesor, él irá perdiendo peso político hasta desaparecer.

Torra fue presidente de Òmnium Cultural y no tiene cuentas pendientes con la Justicia. Su investidura saldrá adelante con los votos de Junst per Catalunya y Esquerra, y la abstención de la CUP

 

Fuentes de La Moncloa recuerdan que el elegido "tiene la obligación de respetar la ley y estar en condición de cumplir con sus responsabilidades como presidente de la Generalitat". Sólo se levantará el artículo 155 si él y sus consellers acatan públicamente la legislación vigente al tomar posesión. 

"El Gobierno de España siempre ha mantenido que Cataluña necesita un gobierno legal y efectivo, que se ocupe de los intereses de los ciudadanos y gobierne para todos ellos, no para una mitad", añaden las mismas fuentes.

La líder de la oposición, Inés Arrimadas, se pronunció en Twitter poco después de hacerse público el nombre de Torra

Comenta esta noticia
Update CMP