21 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La apuesta que ha hecho Rivera con un periodista y que si pierde será su fin

Albert Rivera durante el desayuno de Europa Press.

Albert Rivera durante el desayuno de Europa Press.

El líder de Ciudadanos llega a la campaña convencido de que una España gobernada por Cs es la mejor posible y empeñado en que no pactará con Sánchez bajo ningún concepto.

Durante una hora nos tuvo Albert Rivera no desgranando su programa electoral, sino asistiendo a un mitin mañanero en un tono impropio para la audiencia que nos congregábamos en el madrileño Hotel Villamagna.

Su ahora desamor por Pedro Sánchez, con el que llegó a pactar, es tan evidente que afirmó que es una emergencia nacional sacarle de La Moncloa y animó, literal, a Pablo Casado a no desfallecer en este intento.

A mi lado se encontraba un empresario que me confesó que les va a votar porque al estar empadronado en Segovia, el tema del voto útil sí surte efecto siempre y cuando conformen un bloque para evitar a Quim Torra y la comparsa.

Parece que Albert lo tiene claro pues lo afirma abiertamente, no pactaré con Sánchez y sus socios indepes y de Bildu, pues quiero una España bien distinta, vino a decir.

Una España con menos impuestos, en los que se pueda crear una empresa desde el móvil o la tablet, con una Sanidad única no fragmentada por comunidades, con una supervisión única de lo que los niños aprenden en el cole, con la prevalencia del castellano y con un mercado único que no se divida en 50 legislaciones diferentes, pues a las 17 comunidades y ciudades autónomas ahora se suma lo que hacen algunas provincias.

Sobre los fichajes de Soraya Rodríguez (PSOE) y José Ramón Bauzá (PP), el líder de Cs dijo que no se tiene por qué ser del PSOE hasta la muerte, como dijo Carmen Calvo. Según él Macron tiene el 40% de sus diputados procedentes de otros partidos.

Rivera propuso que los partidos tengan que alcanzar el 3% del voto nacional para sentarse en el Congreso

Es consciente de lo difícil que lo tienen los partidos por abajo, dijo en referencia al voto útil, y pidió que haya que tener un 3% del voto nacional para poder entrar en el Congreso. De esta forma evitaremos estar en manos de separatistas (vascos y catalanes) que ya convergen abiertamente a elecciones para no ayudar precisamente a España.

Entre los asistentes pude ver a José Bogas, de Endesa, que es quien pagaba el desayuno, y a Paco Bergia en representación de Telefónica, y que nunca puedo poner un pero a su vestimenta. Como estamos en abril se lanzó por un traje gris claro, propio de un acto en la mañana y que demuestra que un caballero tiene muchos colores que pueden conformar su fondo de armario.

Vi a mi presidente -el de los autónomos-, Lorenzo Amor, que escucha con agrado cómo hay partidos que de verdad se toman las necesidades que requieren los autónomos.

Jaime Malet, presidente de la US Chamber of Commerce, no puede no apoyar con su presencia al partido más liberal que se presenta a las actuales elecciones. Y vi a Cayetano Martínez de Irujo, que no sé por qué pero suele acudir a todo lo que monta Ciudadanos

Vi a Claudio Boada hablando inglés en el lobby del hotel, pero no estoy seguro de que viniera ex profeso a escuchar a Rivera sino para ir articulando cómo se va deshaciendo de todo el ladrillo español, que empieza a ser muy pesado.

Y Rivera apostó... ¿Sobre seguro?

Fernando Jáuregui, que es muy lanzado, le apostó a que pactaría con el PSOE, a lo que Rivera le respondió: perderás la apuesta, Fernando. Creo que Rivera sabe que si hay la más mínima duda al respecto puede suponer que muchos de sus votos se pierdan por el camino, pues ahora, y como pasaba en la película Los Inmortales, solo puede quedar uno. O Sánchez y sus compañeros de viaje o un bloque conservador a la espera de decidir quién lo comanda.

Comenta esta noticia
Update CMP