02 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El impactante post de la ex de Gabriel Rufián sobre el amor de su “vida”

Mireia Varela cuenta de manera descarnada en Instagram la pesadilla por la que ha pasado tras la ruptura con el portavoz de Esquerra en el Congreso.



2019 ha sido un año convulso, sentimentalmente hablando para el portavoz de ERC en el Congreso Gabriel Rufián. Tras romper a finales de 2018 con su pareja y madre de su hijo Biel, Mireia Varela, el jefe de Esquerra en Madrid volvió a encontrar el amor en los pasillos del Congreso. En los últimos meses ha consolidado su relación con Marta Pagola, jefa de prensa del Grupo Vasco en el Congreso de los Diputados.

Rufián, pues, parece haber pasado página. No puede decirse lo mismo de su ex. Mireia Varela ha impactado a todos sus seguidores en Instagram con un descarnado relato de lo que ha significado para ella dejar de ser la pareja de Gabriel Rufián.

Este es su impactante post:

Despedí 2018 llorando sabiendo que perdía al amor de mi vida.

Le lloré todos los días, tardes y noches. Le supliqué mil perdones y desee cada hora su vuelta. Centenares de noches en vela. Sufrimiento inconmensurable. Aislamiento del mundo. Dolor a la gente que me rodeaba. Incomprensión del prójimo, terapias y medicación. Discusiones sin fin. Dolor, dolor y más dolor.

He despedido 2019 llorando sabiendo que ya no podré recuperarle.

Lloro en este 2020 por perder al amor de mi vida, al que escogí como padre de mi hijo, a mi mejor amigo, a mi apoyo incondicional, a mi alma gemela, a mi amante fiel, a mi eterno defensor, a mi paciente protector, a mi infatigable luchador por mí, a mi sueño de familia ideal. No he perdido a una persona en mi vida, he perdido parte de mí misma en él. Hay cosas que el tiempo no puede curar, ni ocultar, ni cicatrizar. Hay heridas eternas. Hay amores que no mueren. Hay personas que no se olvidan. Hay momentos que no se superan. Hay errores que no se perdonan. 

La felicidad ni se busca ni se alcanza ni se encuentra, se construye. La vida son batallas; a veces hay que luchar y otras hay que saber rendirse. Y yo me rindo

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 

Despedí 2018 llorando sabiendo que perdía al amor de mi vida. Le lloré todos los días, tardes y noches. Le supliqué mil perdones y desee cada hora su vuelta. Centenares de noches en vela. Sufrimiento inconmensurable. Aislamiento del mundo. Dolor a la gente que me rodeaba. Incomprensión del prójimo, terapias y medicación. Discusiones sin fin. Dolor, dolor y más dolor. He despedido 2019 llorando sabiendo que ya no podré recuperarle. Lloro en este 2020 por perder al amor de mi vida, al que escogí como padre de mi hijo, a mi mejor amigo, a mi apoyo incondicional, a mi alma gemela, a mi amante fiel, a mi eterno defensor, a mi paciente protector, a mi infatigable luchador por mí, a mi sueño de familia ideal. No he perdido a una persona en mi vida, he perdido parte de mí misma en él. Hay cosas que el tiempo no puede curar, ni ocultar, ni cicatrizar. Hay heridas eternas. Hay amores que no mueren. Hay personas que no se olvidan. Hay momentos que no se superan. Hay errores que no se perdonan. La felicidad ni se busca ni se alcanza ni se encuentra, se construye. La vida son batallas; a veces hay que luchar y otras hay que saber rendirse. Y yo me rindo.

Una publicación compartida de Mireia Varela (@mireiavarela) el

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP