27 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El primer sondeo para las vascas llega con una inquietante noticia para PP y Cs

Pablo Casado y Alfonso Alonso tiene un complicado desafío el 5-A.

Pablo Casado y Alfonso Alonso tiene un complicado desafío el 5-A.

La encuesta de la televisión pública llega como un acicate a las negociaciones entre Génova y Arrimadas. Hundimiento de los populares e irrelevancia absoluta de los "naranjas" y "verdes".

El primer sondeo que se hace público tras el anuncio del lendakari, Íñigo Urkullu, de adelantar las elecciones vascas al 5 de abril va a caer como un jarro de agua fría en el centroderecha nacional. Muy malas noticias, inquietantes incluso, justo cuando los de Pablo Casado e Inés Arrimadas parecen haber embarrancado en sus negociaciones para acudir aliados a las urnas, tanto en el País Vasco como en Galicia.

La encuesta, que está difundiendo este jueves EITB, avisa a Génova 13 con un desolador augurio en partido que ya está a la baja desde las tres últimas citas electorales. Los de Alfonso Alonso se desplomarían desde los 9 escaños hasta los 6 o 5.

Y, por si fuera poco, sitúa en la más absoluta irrelevancia a Cs y Vox en el que será el primer examen para Inés Arrimadas si vence en la Asamblea Nacional de su partido que debe elegir el relevo de Albert Rivera.

Por lo demás, pocas sorpresas para el gran favorito del 5-A. El PNV revalidaría su primera posición al lograr entre 31 o 32 escaños, tres o cuatro más que los que obtuvo en 2016. Además, llegaría al  Gobierno Vasco con una mayoría absoluta holgada si repitiera coalición con el PSE-EE, que aumentaría su presencia en la Cámara en dos o tres representantes (hace cuatro años tuvo nueve), según EiTB Focus.

 

Los socialistas arrebatarían, de esta forma, la tercera posición a Podemos, que perdería los mismos asientos que ganaría el partido de Idoia Mendia. La formación morada consiguió en las anteriores elecciones 11 parlamentarios y se quedaría con 8 o 9. Es la primera prueba para Pablo Iglesias desde su llegada al Gobierno de Pedro Sánchez.

La segunda fuerza política seguiría siendo Bildu con entre 17 y 19 escaños, lo que podría suponer perder o ganar uno, ya que en 2016 logró 18. Estos comicios autonómicos supondrían una importante bajada del PP, que pasaría de 9 a 5 o 6 parlamentarios.

 

 

Además, en Álava-el bastión actual del PP- los de Arnaldo Otegi arrebatarían la segunda posición a los populares de Alfonso Alonso y el PNV sería el partido ganador. Ciudadanos y Vox no lograrían ningún escaño tampoco el 5 de abril.

Comenta esta noticia