11 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Marhuenda revela lo que gana Sánchez con el 'culebrón' de la tarjeta de Iglesias

Pedro Sánchez y su relación de conveniencia con Iglesias

Pedro Sánchez y su relación de conveniencia con Iglesias

Primero fue por hacer de la necesidad virtud, pero ahora el presidente tiene motivos para que los líos de su vicepresidente con el 'caso Dina' no decaigan, según el periodista.

Fue primero por la aceptación de un mal necesario y en virtud de un entendimiento 'histórico'. Pero ahora el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, traga con cierto agrado el formidable lío que ha montado su vicepresidente y líder de Podemos, Pablo Iglesias, con la tarjeta del teléfono de Dina Bousselham, según cuenta Francisco Marhuenda.

 


Ha sido el jefe de filas morado, en cualquier caso, el que está sacando todo el provecho posible de la situación, escribe el director de La Razón en su último artículo: "Iglesias lo quiere convertir ahora en el caso de las cloacas del Estado y montar una comisión parlamentaria que se convertirá en un espectáculo mediático. Es una hábil reacción que explica por qué ha estado tan callado. Ha dejado que creciera el escándalo para poner en marcha en el momento oportuno el ventilador, porque sabe que estos temas perjudican a los que han gobernado, que son el PSOE y el PP".

Los que creen ver en esto una maniobra a la desesperada y casi el principio del fin de Iglesias están muy equivocados, a juicio de Marhuenda, que destaca como "el vicepresidente se ha convertido en poco tiempo en uno de los políticos más poderosos de este país y, por supuesto, muy odiado". Y la mayor parte de ese poder y del miedo que provoca se lo ha concedido ese sector casi centenario del PSOE "fronterizo con el comunismo".

Y sea por convencimiento o por simple utilidad, Sánchez está en esa onda y asume el lío de la tarjeta de Iglesias como parte de una estrategia mucho más ambiciosa y en la que se ve ganador.

 

"La izquierda del PSOE siempre se sentirá cómoda gobernando con Iglesias y los suyos aunque prefieren hacerlo en solitario. No hay que olvidar que Sánchez ha hecho de la necesidad virtud y el enemigo de antaño se ha convertido ahora en el mejor amigo. Y mientras tanto tenemos cloacas y tarjeta para rato. Algo muy útil para despistar y entretener al venerable público", apostilla Marhuenda.

 

Comenta esta noticia