14 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PP acusa a Vox de "salvar al soldado Sánchez" con su moción de censura

Pablo Casado en el Congreso de los Diputados

Pablo Casado en el Congreso de los Diputados

Los populares ya han anunciado su "no" a la propuesta lanzada por Santiago Abascal desde la tribuna del Congreso de los Diputados.

El PP lo tiene claro. No va a dar ningun balón de oxígeno al Gobierno que permita distraer la atención de lo verdaderamente importante. La gestión de la pandemia y los parados. Por ello, ya ha anunciado su "no" ante el anuncio de Vox de plantear una moción de censura al Gobierno en septiembre.

De hecho, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ya ha marcado la postura del Partido Popular, anunciando a través de su cuenta oficial de Twitter que la "moción de censura post vacacional", solo servirá para "salvar al soldado Sánchez".

 Porque precisamente la maniobra de Abascal será la nueva excusa del Gobierno de coalición para evitar hablar de la pandemia, del desastre económico e incluso de la difícil situación que atraviesa Pablo Iglesias, acorralado por el 'caso Dina' y por la denuncia de una presunta gestión irregular de los fondos de Podemos.

Por ello, ha señalado que "el PP estará siempre en lo importante: salvar vidas y empleos", por lo que ya ha advertido a Vox de que "no cuenten con nosotros para maniobras de distracción que refuercen al PSOE". 

 Además, en las filas del PP más cargos del partido han expresado su oposición a esta iniciativa de Vox, como la diputada gallega y portavoz de Interior en el Congreso, Ana Belén Vázquez, que ha exclamado: "Vox al servicio del PSOE siempre!!"

De la misma manera, la exalcaldesa de Ciudad Real y presidenta de la Comisión de Sanidad, Rosa Romero, ha indicado que esa iniciativa es "un tremendo error" porque "no hay una mayoría" y, por lo tanto, "lo único que hará es ofrecer a Sánchez un balón de oxígeno".  "Los populares somos un partido serio y responsable, España pasa uno de sus peores momentos sanitaria y económicamente, seguiremos ofendiendo propuestas por y para los españoles",  ha añadido.

Y es que, Santiago Abascal llegaba al hemiciclo con su órdago bajo el brazo. "No queda más remedio que anunciar una moción de censura que presentaremos en el mes de septiembre", ha señalado el líder de Vox. Un anuncio envuelto en fuegos de artificio pero con pocos visos de éxito, para el que ya pedía el apoyo de los populares. De hecho, apelaba a su "responsabilidad" para devolver "la voz al pueblo español", dejando atrás "tácticas políticas".

Pero para el PP, la responsabilidad precisamente radica en centrarse en "salvar vidas y empleos", según señalaba García Egea, por lo que han dejado clara su posición ante la maniobra de Abascal. No entraran en el juego político que permita al Gobierno convertirse en un mártir, desatendiendo sus funciones ante la crisis económica y sanitaria. Ni mucho menos proporcionarán un escudo tras el que Iglesias pueda refugiarse.

Comenta esta noticia