16 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Circuito del Jarama pone el broche al II Spain Classic Rally

El último tramo de la mayor prueba de regularidad sobre asfalto de Europa para coches clásicos se desarrolló sobre un trazado mítico, el madrileño Circuito del Jarama, un final de oro.

Tras ocho días recorriendo más de 3.000 kilómetros de reviradas carreteras, disfrutar de bellos paisajes, de la conducción y la competición, los equipos participantes en la segunda edición del Spain Classic Rally llegaron a Madrid el pasado sábado. Allí les esperaba un merecido descanso, pero antes dos guindas para esta aventura por asfalto: Disfrutar con sus coches del trazado del Circuito del Jarama en un último tramo cronometrado y de la cena final de celebración allí mismo, en el propio circuito. 

El sábado 18 de mayo la caravana de coches clásicos partía desde Oviedo para finalizar una semana después en Madrid, pasando por Santander, Pamplona, Aínsa, Tossa de Mar, Salou, Teruel y Cuenca. Recordemos que los vehículos participantes deben contar con un mínimo de 25 años y en esta edición encontramos modelos destacados, como Porsche 911, 964 y 944, Datsun 260Z, Toyota Celica, Alfa Romeo GTV, BMW M3 E30 o BMW 635 CSI. Frente a ellos encontramos modelos más humildes que les plantaron cara demostrando que en regularidad el equipo humano tiene una enorme importancia. Entre ellos se encontraban, por ejemplo, un Renault Fuego, un Escarabajo, varios 127, Renault 5 y Ford Fiesta.

Durante las ocho etapas y más de 3.000 kilómetros la climatología ha sido muy variada, como también lo han sido los paisajes. Desde la Cordillera Cantábrica hasta la Meseta Central el recorrido ha pasado por los Pirineos e incluso han disfrutado de la playa en Cataluña.

Cinco equipos se han llevado a casa el trofeo de vencedores de etapa, un rally muy reñido en el que finalmente se impuso el Toyota Celica de Florencio López y Mario Pérez. En el segundo escalón del podio se colocó el Fiat Uno Turbo de Ricardo Ferrón y Luis Marín, para completar la foto con el tercer clasificado, el Ford Fiesta de Alejandro Temprano e Irene Fabra, que además se llevó el trofeo de primer coche clasificado Pre-80. En esta categoría especial para coches previos a 1980 el segundo puesto correspondió al Datsun 260Z de Chisco Benavente y Pilar Iglesias y el tercero al Seat 127 de Óscar García y Víctor Chiquero.

Además, la organización otorgó una serie de premios especiales a las féminas participantes en el rally y a dos equipos, los que comandaban el Renault Fuego y el Datsun 260Z por su espíritu de superación y por su simpatía durante todo el rally a pesar de los múltiples problemas mecánicos que arrastraron durante muchas etapas. El propósito de conservar y divertirse con coches clásicos que transmite el Spain Classic Rally no sería posible sin Bosch, el patrocinador principal de esta prueba.

Comenta esta noticia
Update CMP