30 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Génova se mueve para evitar una segunda investidura fallida de Rajoy

Rajoy saluda a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal

Rajoy saluda a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal

El debate se ha abierto en la dirección del PP sobre la conveniencia de una segunda intentona de su líder. Existe expectación por el análisis que el candidato traslade este sábado.

Era y es una crónica anunciada que la investidura iba a ser fallida, pero aún así, todas las formaciones políticas han decidido ir “paso a paso” hasta tomar nuevas decisiones. Rajoy ha citado a los suyos de manera casi inmediata. La dirección del PP está a la espera del análisis y diagnóstico que haga el presidente en funciones. En todo caso, es intención de Génova evitar una segunda investidura fallida, cosa que ven más que probable.

A Rajoy le faltó tiempo para convocar a su comité ejecutivo. La reunión, prevista para el sábado por la mañana, se celebrará con el recuerdo bien presente de la investidura fallida pero “con la satisfacción de saber que Rajoy ha ganado el debate. Al final, lo ocurrido ha pretendido ser más una moción de censura que una sesión de investidura pero con esta circunstancia ya contábamos”, aseguran medios de la dirección nacional que encuentran en este juicio “un poco de bálsamo a una sesión que fue durísima. Fueron a por él pero no mordió el polvo como ha venido pretendiendo Pedro Sánchez”.

Este punto de satisfacción, que es sobre todo de consumo interno, no resta ni un ápice la preocupación que se ha instalado en las filas populares. Se temen que “Rajoy , de esta, no va a ser presidente”. No se prevé un especial debate en este encuentro ya inmediato. Lo que se espera, de acuerdo con las personas consultadas, es que Mariano Rajoy haga un análisis de la situación “y comencemos a establecer estrategias. Septiembre no va a ser un mes en blanco y no solo porque haya elecciones en País Vasco y Galicia, sino porque el Gobierno sigue en funciones y hay que dar salida a la situación”.

"Todo tiene un límite", reconocen algunos dirigentes populares tras la obcecación de Sánchez

Se da por hecho que Rajoy va estar muy presente en ambas campañas, pero la cuestión a desentrañar es la eventual segunda investidura. Hasta el momento, el presidente en funciones, ha reiterado su voluntad de seguir intentándolo “pero—apuntan desde Génova—todo tiene un límite” y de acuerdo con los testimonios recogidos por ESdiario, no todos los integrantes de la dirección nacional son partidarios de “acudir a una segunda investidura a toda costa. Lo lógico es ir a la misma con la garantía previa de que se va a ganar. Lo contrario no tiene sentido”.

Nadie quiere olvidar el papel determinante del Rey

No quieren en Génova que Rajoy “por segunda vez y aunque haya ganado el debate”, asista a una investidura para perderla porque, argumentan, “sería casi un acto de impostura. ¿Para qué si nada cambia?”. En todo caso, y eso lo saben todos, finalmente se hará “lo que Rajoy considere más oportuno. Es una persona responsable que a la hora de decidir no se va a olvidar de la figura del Rey. No es serio tampoco para el Jefe del Estado asumir una investidura para perderla por segunda vez”.

Por si fuera poco el bloqueo, Ciudadanos puede dar el lunes por decaído su acuerdo con el PP

Y es que los populares dan por hecho que el PSOE se va a mantener en la posición expuesta por Pedro Sánchez. Un no rotundo, cosa que en las ultimas horas ha ratificado en declaraciones públicas Antonio Hernando. “No vamos a indultar a Rajoy con nuestra abstención”.

En el PP recuerdan que a lo largo del debate “Rajoy ha solicitado su abstención de todas las maneras posibles pero no vemos fácil que vayan a apearse de donde están y Rajoy lo que no va a hacer es enredar hablando con unos y con otros. El interlocutor es Pedro Sánchez y no otro”.

A la espera de lo que Ciudadanos decida en la reunión que su ejecutiva va a celebrar el lunes, el PP no quiere romper “el hilo establecido” con Albert Rivera, aunque son bien conscientes de que una vez que Rajoy ya no tiene la condición de “candidato designado por el Rey”, porque esta decae al fallar la investidura, ven como muy probable que el partido naranja dé también por decaído el acuerdo suscrito por los portavoces parlamentarios. Esto es lo que ocurrió cuando el pacto lo firmaron con Pedro Sánchez.

Llegados a este punto, el objetivo más inmediato es revalidar triunfo en Galicia y lograr buenos resultados en el País Vasco. A efectos internos, Fernando Martínez Maillo así como los cuatro vicesecretarios tienen la misión de “mantener al partido con buen ánimo”. Creen que el acuerdo con Ciudadanos, aún cuando Rivera lo de por decaído, ha sacado al partido del “agujero en el que nos metieron con el pacto del Tinell. Ya no somos tan apestados como algunos pretenden y además todos hemos comprobado con enorme satisfacción que Rajoy ha defendido a capa y espada el triunfo electoral del PP. Realmente, lo que está ocurriendo es casi increíble. Quien gana no puede gobernar y los que pierden se vetan entre sí”.

El PP y todos los demás partidos, a partir del lunes, se colocan a la espera de los pasos del Rey. La Constitución prevé una nueva ronda de contactos y la propuesta de un candidato.

Comenta esta noticia