19 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La Oficina que creó Iván Redondo para prever catástrofes ni olió la del Covid-19

Pedro Sánchez junto a su jefe de Gabinete, Iván Redondo.

Pedro Sánchez junto a su jefe de Gabinete, Iván Redondo.

La Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia de País a Largo Plazo, un invento del jefe de Gabinete de Sánchez para salir de la política "cortoplacista", ha fracasado en su primer reto.

A estas alturas de la pandemia del coronavirus ya hay pocas dudas de que el Gobierno no fue precisamente diligente en su reacción. Otra cosa es el debate sobre si no vio o no quiso ver. 

Instrumentos para ver tenía y tiene. Incluso una especie de máquina del tiempo que Pedro Sánchez creó al comienzo de la legislatura en La Moncloa a petición de su jefe de Gabinete, el poderoso Iván Redondo, y que ha fallado estrepitosamente en el primer gran reto que tenía por delante. 

El 14 de enero el Ejecutivo aprobó la creación, dentro del Gabinete de la Presidencia, de una Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia de País a Largo Plazo (en inglés, Foresight Unit), que anunció a bombo y platillo. Y bajo la "dependencia directa" de Redondo.

Con ella, el Gobierno presumía de sumarse a "un selecto grupo de países y organismos internacionales pioneros que ya cuentan con unidades similares" Y citaba a Estados Unidos, Canadá, EE.UU, Francia, Finlandia y Reino Unido, además de la la Comisión Europea y la OCDE.

La nota enviada a la prensa anunciando su creación, inspirada por Redondo (cuando no redactada directamente por él), decía: "Uno de los grandes defectos de la democracia es el cortoplacismo. En la frenética cotidianeidad de los gobiernos, lo urgente a menudo eclipsa a lo importante. Esto genera a su vez otros problemas como falta de pensamiento estratégico, de respuesta a la demanda de la sociedad, obsolescencia legislativa, oportunidades no aprovechadas o escasa anticipación, que están en la base de fenómenos como el cambio climático, el vaciamiento rural o la pérdida de relevancia económica para una nación".

Redondo la dio rango de dirección general, la dotó de presupuesto y al frente de la misma colocóa Diego Rubio Rodríguez, un joven profesor (34 años) de Historia Aplicada en la Escuela de Relaciones Internacionales del IE, guionista y director para el canal de Historia de la serie documental A History of the Future. Un cerebro que venía de crear algo parecido en el Instituto de Empresa, el Center for the Governance of Change. 

El decano de la Escuela de Relaciones Internacionales del IE era Manuel Muñiz, hoy secretario de Estado de la España Global. Otro de los chicos Redondo

Dicha Oficina Nacional tiene, a su vez, una Unidad de Estudios y un  Comité de Expertos supuestamente formado por personalidades de la sociedad civil del que nadie sabe. Todo para "el análisis metodológico y la canalización de la información de los retos, oportunidades, y tendencias multisectoriales del país, que permita el desarrollo de estrategias nacionales anticipatorias y de previsión a largo plazo".

Sin embargo, de nada le ha servido a Sánchez el invento de su jefe de Gabinete, porque lo que precisamente ha faltado en La Moncloa es anticipación, con o sin Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia de País a Largo Plazo.

Aunque en medio de este confinamiento nacional dos semanas parecen un mundo, cabe recordar que solo hace ese tiempo que el presidente adoptó las primeras medidas contra el coronavirus. Y después de que el líder de la oposición, Pablo Casado, le hubiera propuesto en rueda de prensa un plan de choque económico contra el Covid-19.

Comenta esta noticia