22 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los hijos de Rocío Durcal plantan a su madre en el homenaje más importante

Rocío Durcal, homenajeada sin la presencia de sus hijos

Rocío Durcal, homenajeada sin la presencia de sus hijos

Desplante generalizado de la familia de la fallecida cantante que, cuya figura fue homenajeada en la SGAE con la presencia de amigos y compañeros que no dudaron en recordarla.

Es difícil que, a estas alturas, algo nos inquiete o nos sorprenda, aunque sigue siendo incomprensible la actitud que algunos de los hijos de las grandes estrellas de este país mantienen en los homenajes públicos con respecto a sus progenitores, ignorando por completo la repercusión que tuvieron en la vida de los españoles, y Rocío Dúrcal es un claro ejemplo. 

Una década después de su triste muerte, aún no se le ha rendido el homenaje a la altura de la artista polifacética que fue, y que tan injustamente tratada ha sido por el mundo de la cultura y por la Comunidad de Madrid, que tan sólo le brindó una rotonda cerca de la madrileña calle de cuatro caminos donde residió durante su infancia.
Por eso sorprende y avergüenza la actitud de los familiares de la artista, que a pesar de estar invitados en la charla-homenaje a la trayectoria cinematográfica de Rocío que nadie de su familia se personase para recoger de primera mano el respeto cariño y admiración que aún se profesa a su figura de reconocido talento internacional, porque ya se sabe que el nacional no ha estado a la altura, como tampoco lo han estado sus hijos y hermana Susana de las Heras que horas antes de tan sentido homenaje declinó, a través de un SMS, la invitación al acto que tuvo lugar en el incomparable marco de la Sociedad General de Autores.

Aún así, el acto- homenaje a una de las niñas prodigio de este país, continuó arropado por los vastos conocimientos que de la actriz tiene José Aguilar, en cuya biografía homónima está basada la serie que su día emitió TeleCinco, Rocío Dúrcal, volver a verte y cuyo papel protagonista tan excelentemente interpretó Norma Ruiz, que reconoció la dificultad de poder encarnar a una estrella internacional que combatía con el final de su enfermedad.

Jerónimo José Martín, presidente del CEC (Círculo de Escritores Cinematográficos) y crítico de cine, cerró el coloquio, mientras que Máximo Valverde, amigo y ponente de la mesa descubrió secretos de rodaje. Comprometido momento en el que José Aguilar pidió a una emocionada Ángela Carrasco que interpretase a capela una de las canciones más conocidas de Rocío, la inolvidable Acompáñame, y que en voz de Ángela sobrecogió al respetable. 

No podía faltar la presencia de quien más la conocía e inmortalizó en infinidad de ocasiones: el fotógrafo César Lucas, que llegó a reconocer que la luna de miel de Marieta y Junior, fue un viaje de tres, puesto que les acompañó como a tantos otros en esas primeras horas como matrimonio. Pero a pesar de los intentos de los asistentes a tan merecido homenaje por mantener el calor de la memoria de Rocío, la frialdad marcada por la ausencia de Carmen, Shaila Antonio Morales, despedazó, con cuchillo de hielo, un día de lo más emocionante. Qué pena.

Comenta esta noticia
Update CMP