20 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
  • Mar Yuste

    Mar de Amores

    Es más divertido contar la vida de los demás, que la propia. Las venturas y desventuras y, sobre todo, los secretos de nuestros famosos patrios. ¿Qué intentan ocultar? La periodista Mar Yuste nos desvela ese punto de vista “mortal” de nuestras celebrities. Cómo no, tocando esa vena maruja que todos llevamos dentro.

Un feo asunto familiar empaña el dulce momento que vive Preysler con su novio

Isabel se enfrenta a una dura situación

Isabel se enfrenta a una dura situación

La nube de felicidad en la que vivía la madre de Tamara y Ana junto a Vargas Llosa amenaza con convertirse en sonada tormenta. Los hijos de Miguel Boyer la provocan y reclaman lo que creen s

Como nos recuerda el refranero popular, en todas partes cuecen habas y Villa Meona no iba a ser muy distinta en este sentido. Es lo que tienen las grandes fortunas que conforman el colorín patrio que, cuando uno de los miembros de un clan muere, los que quedan reclaman lo que creen suyo.

Ya lo vimos cuando murió, por ejemplo, la conocida periodista Encarna Sánchez y se requería el dinero que, supuestamente, desapareció en sus últimas horas; en las diferencias entre Tita Cervera y su hijo Borja por el dinero que le había dejado al marido de Blanca Cuesta el barón; o, muy sonadas, las diferencias de Fran y Cayetano Rivera con Isabel Pantoja por ciertas pertenencias de Paqurri que nunca llegaron a recibir.

La musa de Porcelanosa no se ha librado tampoco de verse envuelta en una polémica de herencias.

Pero, ahora, parece que le toca el turno a Isabel Preysler. La musa de Porcelanosa y, en su época, de los Ferrero Rocher, no se ha librado tampoco de verse envuelta en una polémica de herencias.

Y, aunque ha pasado ya bastante tiempo desde que murió Miguel Boyer, ha sido ahora cuando los hijos del ex ministro y eterno enemigo de José María Ruiz Mateos, Laura y Miguel, han considerado que es el momento de reclamar los que se les debe.

¿Tiene la culpa Mario Vargas Llosa? La verdad es que el Nobel no ha propiciado esta situación, pero sí la sobreexposición mediática de Isabel y Mario. Sus continuas apariciones y su sin fin de declaraciones acerca de lo felices que son y lo mucho que se quieren, han acabado con la paciencia de los Boyer; que, sobre todo, no son capaces de perdonar que Isabel haya olvidado tan pronto a Miguel.

Si Preysler hubiera seguido siendo la imagen de la viuda triste que proyectó en un principio, los hijos de Miguel quizás la hubiera respetado más y no habrían llegado a este punto. Y, sobre todo, no de esta manera.

Pero si Isabel ha sido capaz de olvidar tan rápido, ellos también son capaces de reclamar por vía judicial lo que es suyo.

Nuevos problemas

Después de que Isabel consiguiese que Ana Boyer Preysler “perdonase” a su madre por su nuevo enamoramiento y aceptara a su actual pareja, nuevos problemas han llegado a la que fuera mujer de Julio Iglesias.

Y es que los hijos los Miguel Boyer y de su primera esposa, la ginecóloga Elena Arnedo Soriano, no tiene por qué perdonarla. De hecho, el resquemor les lleva a reclamar con saña la herencia del que fuera ministro con Felipe González. Esa que, aseguran estos, Isabel se ha negado a repartir y que todavía están esperando.

La Preysler afirma que Miguel llegó a la casa de Puerta de Hierro tan sólo con una maleta, pero en la vivienda se quedaron bienes personales como un busto de su abuelo y cuadros de enorme valor sentimental y económico. Una relación patrimonial de la que Laura y Miguel Boyer ni siquiera han podido ni hacer inventario.

Quieren llevar a Isabel a los tribunales. Algo que no acabará con una buena relación que, algunos cercanos a Isabel, describen como inexistente desde hace años. Desde que, supuestamente, la Preysler intentó que Miguel se alejara de ellos o que, cuando estuvo enfermo, casi no pudieran ver a su padre.

Un nuevo brete del que veremos cómo sale adelante Isabel.

Comenta esta noticia
Update CMP