27 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Podemos confiesa su hundimiento al suspender en Barcelona un acto ya anunciado

De los cinco tenores de Vistalegre, solo queda Pablo Iglesias. Monedero sigue leal, pero excluido de cargos públicos

De los cinco tenores de Vistalegre, solo queda Pablo Iglesias. Monedero sigue leal, pero excluido de cargos públicos

Con sus principales líderes desaparecidos, el partido hace el ridículo anulando en el último momento el acto ya publicitado con el que iba a abrir su precampaña electoral.

Que Podemos está en caída libre y sin frenos lo dicen, hasta el momento, todas las encuestas. Y que sus principales líderes están desaparecidos o de perfil muy bajo, lo percibe a diario la opinión pública. Y esa depresión parece haberse contagiado en la cúpula, protagonista de unos hechos que se sumergen directamente en el ridículo.

Y es que, tras anunciar a bombo y platillo a principios de semana cuándo y dónde iba a ser el primer gran acto de la precampaña electoral del partido para las Elecciones Generales, quedó suspendido repentinamente, sin ninguna explicación más allá de la consabida excusa de los "problemas de agenda".

Iba a haber sido este sábado en Barcelona, epicentro de una de las disputas entre la marca central y sus distintos aliados que se propagan por toda España y han quebrado del todo las mareas y confluencias de 2015. Y aunque no se esperaba ni la presencia de Pablo Iglesias ni la de Irene Montero, sí estaba anunciada la del número tres, Pablo Echenique, que tampoco se personó.

Era el estreno de la "ruta" de Podemos por toda España, pero quedó fulminada, al parecer, por la presión de Ada Colau, a quien nadie quiere enojar. Su partido, Catalunya En Comú, celebraba Primarias el mismo día para elegir a sus distintos candidatos para los comicios Generales, y esa coincidencia fue suficiente para suspender un acto que ahora, de celebrarse, será ya en marzo.

La reaparición de Iglesias

El estreno oficial fue al final este domingo en Valladolid, con el mismo tono lánguido que parece afectar a todo el partido, a la espera de que Pablo Iglesias termine su baja de paternidad y reaparezca, si está a tiempo, por todo lo alto. A este nuevo mitin tampoco acudió ninguno de los tres nombres de referencia en el partido, pues.

Y todo quedó en manos de Rafa Mayoral, leal diputado a Iglesias y Montero, pero de escaso tirón público. De Vistalegre a ahora han pasado pocos años, pero todo ha cambiado en un partido que llenaba grandes recintos y ahora no es capaz de movilizar siquiera a sus propios dirigentes.

Comenta esta noticia
Update CMP