18 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PNV explota con Puigdemont y el portavoz de Urkullu lo fulmina por desleal

Urkullu y Puigdemont, una breve relación marcada por la desconfianza.

Urkullu y Puigdemont, una breve relación marcada por la desconfianza.

Mientras los nacionalistas dejan en cuarentena su alianza prevista para las europeas con el PDeCAT, el Gobierno Vasco responde al fugado por sus manipulaciones.



Si por algo saca pecho el nacionalismo vasco es por su escrupuloso respeto a la palabra dada. Por eso, la traición de Carles Puigdemont a Íñigo Urkullu cuando incumplió su palabra de convocar elecciones en Cataluña para evitar la aplicación del 155, ha dejado en coma las históricas relaciones de hermandad entre el PNV y el PDeCAT.

De hecho, este mismo lunes, la ejecutiva peneuvista aplazó su decisión de suscribir una alianza con la antigua Convergencia para concurrir juntos a las elecciones europeas del 26-M. La razón: la purga de los moderados catalanistas en las listas al Congreso y Senado y la autoimposición de Puigdemont como cabeza de cártel al Parlamento Europeo.

Y, por si fuera poco el enrarecimiento de las relaciones, Puigdemont ha puesto en duda la palabra del lendakari en el Tribunal Supremo. Y ha obtenido respuesta inmediata. Alta y clara.

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha contestado al expresidente de la Generalitat que "pocos pueden dudar de la memoria" del lehendakari, Iñigo Urkullu, que "es envidiable".

Además, ha asegurado que Urkullu tiene la intención de que se hagan públicas sus reflexiones, que están reflejadas en la documentación que ha entregado a tres instituciones, cuando finalice el procedimiento judicial, y desconoce por qué Puigdemont pone en cuestión ahora el relato del lendakari sobre el papel que jugó el 26 de octubre de 2017 para evitar que hubiera una declaración unilateral de independencia y se aplicara el 155 de la Constitución.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno semanal celebrado en Vitoria, Erkoreka se ha referido, de esta forma, a las críticas realizadas por Puigdemont al testimonio ofrecido por Iñigo Urkullu en el Tribunal Supremo sobre su actuación el 26 de octubre de 2017 como "enlace" o "intercesor" con el entonces presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, a instancias del expresident.

En concreto, el lehendakari señaló que Puigdemont se había comprometido a convocar elecciones para evitar que se activara el artículo 155 de la Constitución, pero, "por presiones" de la calle y de dentro de JxSí, dio luz verde a la declaración unilateral de independencia en el Parlament.

"No fue así", ha contradicho Puigdemont, para añadir: "Estoy convencido de que Urkullu, cuando explique la integridad de las conversaciones, sabrá que al único acuerdo que yo estaba dispuesto a llegar era convocar elecciones si había garantías explícitas de que no se aplicaría el 155, si se retiraba la Policía enviada extraordinariamente a Cataluña para dar miedo, si se levantaba la intervención de las finanzas de la Generalitat y si se paraba la represión".

Además, ha dicho que "éstas eran las condiciones" para que él firmara el decreto de convocatoria de elecciones y frenara la declaración de independencia, pero que esas "condiciones no se daban".

Por todo ello, cree que al presidente del Gobierno Vasco "le falta una parte de la memoria o del relato", y ha recordado que ese día activó "todos los resortes de intermediación que tenía al alcance", que no pasaban solo por Iñigo Urkullu, y a todos les dijo "lo mismo".

Al respecto, Josu Erkoreka ha asegurado que nadie puede dudar de la memoria de Urkullu, que es "envidiable". Además, ha apuntado que el relato del papel que jugó el lehendakari se encuentra plasmado, "de arriba a abajo", en la documentación que ha sido entregada a tres instituciones y que su intención es que se haga pública cuando acabe el proceso judicial sobre el procés.

Comenta esta noticia
Update CMP