15 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rivera desconcierta a Ciudadanos y sondea dos fichajes "galácticos" para Madrid

Albert Rivera, junto a Ignacio Aguado y Begoña Villacís.

Albert Rivera, junto a Ignacio Aguado y Begoña Villacís.

Al líder del partido naranja parece que le ha gustado la "operación Valls" para Barcelona y busca extenderla a la comunidad y el ayuntamiento más mediáticos. Estos son sus planes en Madrid.

Albert Rivera no para de buscar "independientes" ungidos por el dedo de Zeus para sumarlos a su proyecto regenerador. Su apuesta por Manuel Valls, todo un aspirante a la Presidencia de la República francesa, para disputarle a Ada Colau el sillón de primer edil de Barcelona es, además de glamurosa, osada.

Tanto, que el político francés ha debido enmendar la oferta, redimensionándola como el liderazgo de una plataforma "constitucionalista": "No he dejado un partido francés para ingresar en otro partido español", matizó.

Lógicamente, vistos los altos vuelos exhibidos por don Albert, a nadie ha sorprendido que se deslizase el nombre de un premio Nobel como Mario Vargas Llosa para sustituir a Ignacio Aguado en la lista que competiría por la Comunidad de Madrid. Falsa alarma. El excelso escritor se descartó pronto, dejando sentado que vive muy bien sin sobresaltos políticos al lado de Isabel Preysler.

Pues bien, en estos días de asueto del Puente de Mayo ha vuelto a agitarse la rumorología y salta a la palestra otro nombre ilustre: nada más y nada menos que Manuel Pizarro como candidato naranja para competir con Manuela Carmena por el despacho del Palacio de Cibeles.

Se trata, sin duda, de una celebridad a quien no falta experiencia. Pero pienso, y así lo anticipo, que es un fuego de artificio que ni siquiera tiene pólvora. Dudo que Pizarro (de quien he buscado confirmación de la propuesta sin que la negara o ratificase) desee regresar a la política tras su complicado paso como diputado por la bancada del PP. Está a gusto en El Corte Inglés. Ahora bien, de confirmarse, sería desde luego un duro golpe para el Partido Popular, porque es persona muy querida y respetada entre sus votantes.

Precisamente el Ayuntamiento de Madrid es uno de los enclaves donde menos cábalas debería hacer Albert Rivera. Begoña Villacís es una de sus candidatas estrella, estilo Inés Arrimadas en Cataluña, y transmite nítidamente lo mejor de la marca Ciudadanos.

 

Comenta esta noticia