23 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Marta Rivera de la Cruz hace polvo a Colau con la persona que más "miedo" le da

Rivera de la Cruz cree que Colau en realidad tiene miedo del Rey.

Rivera de la Cruz cree que Colau en realidad tiene miedo del Rey.

Lo llaman boicot pero la realidad de lo que hace la alcaldesa de Barcelona en los últimos tiempos es otra bien distinta y es muy importante que sus votantes antisistema no se enteren.

Días después el sonado desplante de Ada Colau a Felipe VI en el Mobile World Congress sigue arrojando ríos de tinta digital. Este miércoles Marta Rivera de la Cruz no se anda por las ramas en su columna de El Español y lo tilda como "capítulo de censura", lo que más puede ofender a la alcaldesa de Barcelona.

Para Rivera de la Cruz, en realidad, "Roger Torrent, y la alcaldesa antisistema están refrendando lo que sabíamos: una, que creen que las instituciones son suyas. Dos, que les importa una higa Barcelona: ¿creen que los organizadores del MWC estarían muy satisfechos si, ofendida por tanto desplante, la Casa Real decide eliminar de la agenda regia la visita al evento?".

A su juicio, "a Colau eso le da igual: no se debe a su cargo, sino a su público. Le da igual la ciudad mientras los antisistema le hagan la ola. En el fondo, esta señora no es muy distinta del presidente de IFEMA que pidió retirar unas fotos que le resultaban ofensivas. Unos censuran una obra de arte (o algo así), y otros la visita real. Si Colau pudiese, se cargaría el viaje del Rey como los de IFEMA se cargaron el artefacto de Santiago Sierra". 

No obstante, reflexiona, "podríamos darle la vuelta  a la historia y pensar que la presencia regia en Barcelona ha servido para que Ada Colau abdique por unas horas de su papel de alcaldesa, y los separatistas se den mus. Colau, Torrent, el señor de los mejillones y compañía tienen pánico al Rey, a su altura física y ética, a su mano izquierda y al entusiasmo que despierta en una amplísima mayoría de españoles: un discurso de menos de diez minutos sirvió para rearmar moralmente a un país entero y sacar a la calle a más de un millón de personas. Es aparecer el Rey y los antisistema y los separatas se multiplican por cero: no se les escapa que Felipe VI es el alfa y omega de muchos de sus males, el tótem de un país moderno, su peor pesadilla". 

En conclusión, recuerda Rivera de la Cruz, dicen que es un boicot, pero la verdad es otra: "Colau y sus secuaces se piran cuando llega don Felipe porque le tienen miedo. Vaya más por Barcelona, majestad, que entre unas cosas y otras les estamos echando de lo que creían que era su cortijo". 

Comenta esta noticia