05 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un informe cuestiona la multa millonaria de la CNMC a Mediaset y Atresmedia

El presidente de la CNMC,  José Antonio Marín Quemada.

El presidente de la CNMC, José Antonio Marín Quemada.

Ni en el seno de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia hubo unanimidad al respecto de una decisión muy controvertida contra los dos grandes grupos mediáticos del país.

Lejos de finalizar, la partida entre Atresmedia y Mediaset, por un lado, y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) va a conocer nuevos episodios. Por ejemplo, el multazo, inédito en el sector audiovisual español, de 38,9 millones de euros para Mediaset y 38,2 millones para Atresmedia, ya ha generado las primeras reacciones entre los expertos en inversión.

Así, el banco Fidentiis ha señalado en un informe generado tras conocerse la multa, que la actitud de la CNMC viene a sumarse a la de un “ilustre y creciente club de reguladores” de los medios europeos que “los mercados que regulan están siendo interrumpidos agresivamente por los gigantes estadounidenses”.

En concreto, Fidentiis apunta a que el multazo beneficia y da alas al desarrollo de Facebook y Google en el mercado publicitario global, exponiendo también otros casos similares ocurridos en Europa, como el bloqueo al lanzamiento de Britbox por Ofcom en 2007, que, sin embargo, fue aprobado 12 años más tarde. Otro caso similar es el del bloqueo por parte de Anacom a la adquisición de Media Capital por Altice al considerar que concentraba el mercado televisivo portugués.

En el caso de la multa impuesta por la CNMC, basada en una denuncia de Blas Herrero (cuyo canal, percibido en los tiempos de Mariano Rajoy bajo la etiqueta de Kiss TV, mantiene una excelente relación con Discovery, según señalan), fuentes del sector apuntan las divergencias que han existido en el interior del organismo, zanjadas por la actitud de José Antonio Marín Quemada, presidente del mismo designado por el anterior Gobierno y actualmente en funciones.

La actitud de Marín Quemada lleva generando tensiones desde mucho antes del cambio de Ejecutivo. Nombrado por Luis de Guindos, son conocidos sus enfrentamientos con el entorno de la entonces vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, hasta el punto de que el ministro de Economía se desentendió de él.

Fuentes populares coinciden en señalar que Marín Quemada optó por buscar apoyo en otros círculos de La Moncloa de Rajoy, especialmente en la Secretaría de Estado de Comunicación de Carmen Martínez Castro.

Tampoco con el Ejecutivo de Pedro Sánchez mantiene buenas relaciones. Al fin y al cabo, para ellos se trata de un “mal necesario”, señalan, incidiendo en que Marín forma parte de la “herencia recibida” y que su cese y recambio no han podido llevarse a cabo por la situación de provisionalidad del Gobierno que salió de las urnas del 28-A.

En cualquier caso, todavía queda mucho por escribir de esta historia.

Comenta esta noticia
Update CMP