20 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Colmenarejo revienta el pacto secreto entre PSOE y Podemos y atemoriza a Casado

El periodista desvela las claves que han llevado a Vox a estar donde está y no solo depende de los de Abascal. Había algo más cociendose bajo cuerda con lo que mete el miedo encima al PP.

Este viernes desde su columna de VozPópuli Juan Pablo Colmenarejo sigue indagando en los motivos que llevaron a tantos españoles a votar a Vox y señala que cuando se les pregunta por qué se han decidido por el partido de Santiago Abascal, se mezclan varios sentimientos resumidos en uno solo: "He votado a Vox para que reviente todo de una vez".

A su juicio, "hasta ahora, esa pulsión venía tanto desde el nacionalismo vasco y catalán como desde la extrema izquierda que, a través de Podemos, canalizó la indignación por la crisis económica, echándole la culpa a la democracia liberal, a la que con retorcimiento definen como régimen del 78".

Pero ahora hay más, recuerda, y "a estas alturas, los sociólogos que desmenuzan las números tienen claro que el espectáculo organizado por Sánchez para trasladar el cadáver de Franco fue el acelerador del voto de Vox. Bien es cierto que ya partía desde un porcentaje notable, tras los incidentes de la semana sin gobierno en las calles de Barcelona, después de la sentencia del Tribunal Supremo".

Según Colmenarejo, "Abascal suma causas distintas para aumentar la recolección de votos. A Franco y Cataluña hay que añadir su discurso contra la inmigración que entronca con partidos similares en Francia, Italia o Alemania".

El periodista asegura que "el acuerdo entre Sánchez e Iglesias incluía volver a las urnas y tomar una decisión incluso antes de terminar el escrutinio de los votos. Unos días antes de las elecciones, Iglesias afirmaba en una entrevista que se retiraría de la política después de pasar por el Gobierno. Resulta que lo que parecía una declaración un poco altanera, prepotente y desahogada se ha convertido en una realidad. ¿Algo sabía ya Iglesias de lo que iba a suceder?", se pregunta en voz alta.

En conclusión: "Aunque la excusa ha sido la subida de Vox, el móvil está en la supervivencia política de Sánchez y en la última oportunidad de Iglesias. Ambos están ya en declive, a la vista de los resultados. Sánchez ha tocado techo e Iglesias besa cada vez más suelo. En esta mezcla, solo falta Esquerra Republicana, pero de ese elemento ya se ocupa en Barcelona el líder del PSC, Miquel Iceta. Hasta la segunda votación de la investidura no dejarán el paso libre, como en las barricadas incendiarias de la AP-7".

Para terminar, resume Colmenarejo que "el acuerdo de Sánchez e Iglesias va a mantener caliente la caldera de Vox a sabiendas de que así el PP nunca podrá ser alternativa en solitario".

Comenta esta noticia