06 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un juez de Cádiz sienta a Kichi en el banquillo por graves calumnias al PP

El alcalde de Cadiz se sienta este viernes en el banquillo.

El alcalde de Cadiz se sienta este viernes en el banquillo.

En plena batalla entre Pablo Iglesias y los anticapitalista, José María González es juzgado este viernes. Llegó a acusar a la exalcaldesa Teófila Martínez de suministrar agua envenenada.

Sus excesos en su etapa en la oposición y su estrategia de "asaltar el poder" le han jugado una mala pasada al alcalde de Cádiz, José María González Kichi, que este viernes se sienta en el banquillo acusado de un delito de vulneración del derecho al honor a la anterior alcaldesa del PP, Teófila Martínez, y varios de sus concejales. Y es que el regidor de Podemos llegó a acusar a la anterior corporación de suministrar a sabiendas agua contaminada a una barriada de la ciudad gaditana.

En concreto, el Juzgado de lo Penal Número 5 de Cádiz acoge este viernes el juicio oral contra Kichi, el exconcejal de Medio Ambiente Manuel González Bauza y el jefe de Gabinete del Ayuntamiento gaditano, José Vicente Barcía, por las declaraciones que realizaron sobre el llamado  caso Loreto contra el anterior equipo de gobierno del PP.

Cabe recordar que la acusación particular ha solicitado penas de 24 y 14 meses de multa para los acusados por un presunto delito continuado de calumnias con publicidad y otro de injurias con publicidad.

Además, solicitan la publicación de sentencia a costas de los procesados en los medios de comunicación "donde se difundieran las acusaciones que se enjuician", y la indemnización a los querellantes en concepto de responsabilidad civil. 

El 14 de febrero el alcalde de Cádiz ratificó ante la juez del Juzgado de Instrucción número 3 de Cádiz que con el anterior equipo de gobierno (PP) "entre el 19 de septiembre y el 13 de octubre de 2014 se distribuye agua no apta para el consumo -en el barrio de Loreto-, pese a que los informes técnicos aconsejaban poner en conocimiento de las autoridades sanitarias los índice de e.coli y de bacterias que formaban parte del agua que se estaba suministrando".

No obstante, aseguró que con dichas manifestaciones "no hubo una voluntad de difamar ni injuriar a nadie personalmente".

Además, afirmó que esperaba que pasara "lo que tenga que pasar", porque "como no hubo una voluntad de difamar ni injuriar a nadie personalmente", espera "que se archive y se deje paso a lo que de verdad pasó para que nunca más vuelva a ocurrir, no por una cuestión política o de revanchismo".

 

Comenta esta noticia
Update CMP