El PP 'condenado' a repetir la operación Rita Barberá a la alcaldía

Manuel Broseta Pont rechazó ser el candidato del PP a la alcaldía de Valencia en 1991. Rita Barberá, a regañadientes, aceptó el reto y gobernó. La historia se puede repetir 28 años después.

El PP dará a conocer en los próximos días quién será su candidato a la alcaldía de Valencia. El lunes los populares valencianos han convocado a la dirección y se espera que la próxima semana Pablo Casado acuda por fin a la Comunitat para proclamar al alcaldable. Los populares llevan camino de repetir la historia. Pocos recuerdan que Rita Barberá fue la candidata en 1991, a su pesar, al rechazar la propuesta el catedrático Manuel Broseta Pont, quien estaba convencido de que sus opciones de victoria era escasas.

Pasado un cuarto de siglo, el PP ha tentado ahora a su hijo Manuel Broseta Dupré, por dos ocasiones, para encabezar la lista de 2019,  con idéntico resultado. Meses antes fue  Esteban González Pons  quien desechó dejar Bruselas para volver a Valencia. 

El PP de Pedro Agramunt, promotor de la operación Broseta, se sacó de la manga a última hora una encuesta que sirvió para proclamar a Barberá como número uno. Y, contra todo pronóstico, logró un concejal más que Unión Valenciana y la alcaldía de Valencia.  No pocos pensaron que algunos dirigentes querían quitar de Les Corts a Barberá como ahora piensan que sucede lo mismo con Catalá, la parlamentaria más brillante en las filas populares. ¿Exigirá ir en la lista municipal y también en la de las Cortes? Rita así lo hacía.

Si no hay una sorpresa en los próximos días (el nombre de Pons sigue circulando y se ha tentado a otro independiente), la dirección popular optará ahora por la diputada María José Catalá (la Rita Barberá del siglo XXI) como candidata. A su favor juega también la encuesta que le situaba entre los preferidos por la militancia, sólo por detrás del eurodiputado González Pons. Hace menos de un mes, la ex consellera de Educación admitía que no había recibido propuesta alguna, pese a aparecer en todas la quinielas.

Catalá, como Rita Barberá, ya encabezó una candidatura, la del PP de Torrent en 2007, por descarte. Y logró una victoria de lo más sorprendente en un municipio metropolitano que sólo había conocido a alcaldes socialistas.

Como en 1991, las opciones de los populares para recuperar la alcaldía pasan por  ser el partido más votado del centro derecha y que la suma de concejales, ahora con Ciudadanos y todo apunta que Vox, dé mayoría absoluta. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP