25 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La Diada reta al virus y se mantiene pese a los mil contagios al día en Cataluña

Manifestación de la Diada del 11 de septiembre en una fotografía de archivo.

Manifestación de la Diada del 11 de septiembre en una fotografía de archivo.

Una "bomba vírica" se cernirá sobre Cataluña el viernes, parafraseando a Page. El Gobierno de Sánchez afirma que la competencia no es suya y el independentismo pone la salud por detrás.

Cataluña ha superado el millar de contagios en las últimas 24 horas -1.022 positivos y dos fallecidos desde el domingo- y aun así se dirige hacia un iceberg. O hacia una "bomba vírica", parafraseando al castellano-manchego Emiliano García-Page: las 107 concentraciones independentistas que el viernes se celebrarán en Barcelona y 81 municipios catalanes con motivo de la Diada. Con una previsión de 48.000 personas.

La Generalitat ni se plantea suspender la convocatoria a pesar de que este lunes la Consejería de Sanidad dio un último y escalofriante dato: ya hay 139.367 infectados y el número de ingresos en la UCI ha aumentado en un día en nueve, hasta los 132. Además, este mismo domingo Quim Torra insistía en la necesidad de que la ciudadanía tenga las "máximas prevenciones", evite las reuniones de más de diez personas y evite desplazamientos innecesarios. 

El Gobierno de Pedro Sánchez, a través de la Delegación en Cataluña que encabeza Teresa Cunillera, ha mirado para otro lado con el argumento de que las competencias en materia de seguridad ciudadana están en manos de los Mossos d'Esquadra. Por tanto, del Govern. Y que además al no haber estado de alarma, La Moncloa no puede intervenir.

Sin embargo, el Ejecutivo central sí podría recurrir esa convocatoria por motivos de salud pública, pero el tribunal competente sería el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña... Además, la Diada se produce en el contexto de las negociaciones para los Presupuestos de 2021, con constantes guiños de Sánchez a unos y otros independentistas para tener más opciones que la de Ciudadanos. 

De hecho este lunes, en su entrevista en TVE, el presidente anunció que llamará a Torra esta misma semana para reactivar la mesa de diálogo sobre Cataluña cuanto antes. Que es lo mismo a lo que ya se comprometió con Gabriel Rufián la semana pasada. Y una condición sine qua non del independentismo para cualquier otra negociación. 

Un independentismo que está roto y desmovilizado y necesita la Diada como el oxígeno. En un sondeo de GAD3 para La Vanguardia, tres de cada cuatro encuestados se declaran contrarios a la vía -agotada- del referéndum unilateral.

Al enfrentamiento entre los postconvergentes con ERC se suma el de la postconvergencia consigo misma: el PdeCAT de Artur Mas por una parte; y Junts per Catalunya y Carles Puigdemont por la otra. Y además Torra ya va dejando caer que si, como parece, el Tribunal Supremo confirma su inhabilitación, se atrincherará en el Palau y en el cargo. Con la convocatoria de las elecciones catalanas pendientes. 

Con ese panorama, ANC y Òmnium Cultural saldrán a las calles de toda Cataluña, desafiando al coronavirus. No habrá pancartas y los participantes deberán inscribirse previamente, pero para la comunidad sanitaria es correr riesgos innecesarios. 

Las concentraciones tendrán lugar frente a las sedes de "edificios de la administración española", como el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), las sedes de la Agencia Tributaria y las de la Seguridad Social.

Un día después, el sábado, la Plataforma por la Dimisión de Pedro Sánchez ha convocado concentraciones en toda España -la principal, en la Puerta del Sol- para protestar por su gestión, como ya informó ESdiario. Está por ver su poder de convocatoria.

Comenta esta noticia