30 de marzo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Casado se planta, harto de recibir presiones a través de alguna prensa afín

Reunión del comité de dirección del PP este martes.

Reunión del comité de dirección del PP este martes.

El líder del PP no entiende que el foco de la investidura siga puesto en él mientras Sánchez se escabulle día tras día sin dar explicaciones a su "ceremonia del cortejo" con ERC.



El PSOE y ERC se reúnen este jueves en el Congreso para negociar las condiciones para la abstención de un partido cuyo máximo dirigente fue condenado hace apenas mes y medio a 13 años de cárcel por sedición y malversación; pero que tiene la llave de la investidura de Pedro Sánchez

El encuentro, el primero formal entre ambas formaciones, se cerró horas después de que Esquerra hubo obtenido el plácet de su militancia. Pero lo paradójico es que tampoco este martes, una vez confirmado el inicio de la ceremonia del cortejo, el presidente del Gobierno en funciones habló. Ni dio explicación alguna, en lo que ya se ha convertido en tónica habitual.

Y, por contra, muchas miradas siguen posándose sobre Pablo Casado. El líder del PP empieza a estar muy cansado de las presiones internas y externas para que salve a Sánchez del error de echarse en brazos del independentismo.

Lo considera muy injusto porque cree que debería ser el socialista quien tuviera el ojo de halcón encima. Y porque el socialista, recuerdan en Génova, es el primero que no quiere saber nada del PP, con el beneplácito de su militancia, que el domingo respaldó masivamente (92% a favor) el acuerdo para un Gobierno de coalición con Pablo Iglesias.

Más de dos semanas sin comunicación alguna

De hecho el PSOE ha tardado 16 días en ponerse en contacto con el principal partido de la oposición, y ni siquiera para una reunión entre Sánchez y Casado (el socialista no le cogió el teléfono la noche electoral y nunca le devolvió la llamada), sino para una con Adriana Lastra.

La portavoz del PSOE en el Congreso se vio este martes a primera hora de la tarde en el Congreso con el secretario general del PP, Teodoro García Egea, y además la investidura no fue el tema central de la conversación. Lastra quería, básicamente, la complicidad del PP para dejar a Vox fuera de la Mesa del Congreso, pese a ser el tercer partido más votado. Y García Egea se negó a cualquier "cordón sanitario" en el órgano de gobierno de la Cámara, según fuentes del partido. 

Éste también aprovechó para reiterarle a la portavoz socialista lo que Casado y su núcleo duro vienen repitiendo estos días: que el PP no facilitará la investidura de Sánchez pero que, si arranca la legislatura, está dispuesto a llegar a pactos de Estado con el socialista.

No es que en el núcleo de decisión del PP exista un gran debate en torno a la posibilidad de abstenerse y desatascar la investidura de Sánchez o incluso la de intentar negociar con él y Ciudadanos una gran coalición. No lo hay. "No podemos ser humillados", repiten en Génova 13.

Pero alguna prensa afín -señalan desde el entorno de Casado- está tergiversando y contribuyendo a hacer de caja de resonancia de las opiniones de Alberto Núñez Feijóo, que tiene elecciones el año que viene y está de larga precampaña; de algunos empresarios y del universo FAES, con José María Aznar y Cayetana Álvarez de Toledo al frente. Y eso ha levantado ampollas en la dirección del partido.

El expresidente del Gobierno participó este martes en un acto con Nicolas Sarkozy en el que advirtió de la situación de "máximo riesgo" en la que se encuentra España, en manos de "comunistas y secesionistas". En el PP también lo creen. Pero consideran que la responsabilidad no es suya.

Comenta esta noticia
Update CMP