15 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La casilla para estudiar en castellano pone de los nervios al independentismo

Rajoy con el presidente de Societat Civil Catalana.

Rajoy con el presidente de Societat Civil Catalana.

El Gobierno está estudiando incluirla en la preinscripción para el curso 2018-2019 en los centros públicos catalanes al amparo del artículo 155, lo que ha causado un terremoto en Cataluña.

El Gobierno está pensándose incluir en la preinscripción para el curso 2018-2019 en los colegios e institutos públicos catalanes una casilla que dé opción a elegir el castellano como lengua vehicular. 

Así lo ha confirmado este jueves el secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Marcial Marín, en una rueda de prensa y después el propio Mariano Rajoy al presidente de Societat Civil Catalana durante un encuentro en La Moncloa. 

En vista de que el independentismo no tiene prisa por elegir un presidente que no esté huido de la Justicia como lo está Carles Puigdemont y por tanto por levantar el artículo 155, el Gobierno central sigue decidiendo sobre Cataluña.

"El Gobierno, con el 155, va a cumplir con su obligación de servir a los catalanes", en palabras de Soraya Sáenz de Santamaría.

Y entre esas decisiones el Ministerio de Educación ha de abordar la preinscripción y matrícula para el próximo curso.

Hasta cinco colectivos, empezando por Ames (Acció per a la Millora de l'Ensenyament Secundari), le han pedido al ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, que aprovechando que a día de hoy él es conseller de Educación ponga esa casilla "en coherencia con la Lomce".   

De momento fuentes del Ministerio consultadas por ESdiario subrayan que no hay decisión tomada al respecto y que acaban de empezar a trabajar en ello, puesto que la preinscripción no empieza hasta finales de marzo o principios de abril. Pero lógicamente si el 155 sigue en vigor, el Gobierno tendrá que tomar una decisión.  

No es un asunto baladí puesto que el adoctrinamiento en los centros catalanes y la marginación del castellano han sido dos de los grandes caballos de batalla de Ciudadanos y el PP. Pero a la hora de la verdad está por ver qué hará Mariano Rajoy.

Por lo pronto el solo anuncio de que se lo está pensando ha soliviantado al independentismo y, por extensión, a los socios de Pablo Iglesias. El diputado de En Común Podemos Joan Mena ha acusado al Gobierno de querer dinamitar la "convivencia lingüística" en Cataluña.    

El del PDeCAT Jordi Xuclà ha aseverado que el Gobierno no tiene "legitimidad para cambiar el modelo de enseñanza".

Comenta esta noticia