09 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PP y un juez de guardia frustran el plan del Gobierno para salvar a Ábalos

José Luis Ábalos se libró de la reprobación pero recibió un varapalo del juez de guardia.

José Luis Ábalos se libró de la reprobación pero recibió un varapalo del juez de guardia.

El ministro se libró este martes de una reprobación en el Congreso gracias a la mayoría de la investidura, pero por contra recibió un varapalo judicial tan inesperado como severo.

Se las prometía muy felices José Luis Ábalos este martes en el Congreso, esquivando un intento de reprobación del PP apoyado por Vox y Ciudadanos a cuenta del delcygate.

Se las prometía muy felices hasta que un juez de guardia le echó un jarro de agua fría al ordenar a Aena que no destruya las grabaciones de su encuentro con la vicepresidenta de Venezuela aquel 20 de enero en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas. Apreciando así "indicios de delito". 

El Gobierno y el PSOE siguen intentando echar paladas de arena sobre el escándalo. Pero no terminan de conseguir apagarlo. Y el PP logró este martes por la vía judicial lo que no ha logrado en el Parlamento, donde el centro derecha está en minoría: poner en auténticos apuros a Ábalos. 

Se debatía en el Pleno del Congreso una moción consecuencia de interpelación presentada por el PP para pedir la reprobación del también secretario de Organización del PSOE. Los populares eran conscientes de que no iba a salir adelante, y en paralelo trazaron un plan B para mantener con vida el delcygate.

Por la mañana, los populares se plantaron en un juzgado de guardia para pedir que incoara diligencias por un delito de presunta prevaricación. Y, de forma cautelar, solicitaba la conservación de las cintas de aquella noche.

Ello en vista de la nula respuesta de la Fiscalía General del Estado, ante la que presentaron una denuncia días atrás. Y puesto que, según la legislación vigente, transcurrido un mes y si no son objeto de una investigación judicial o policial, Aena podría destruirlas invocando la protección de datos. 

Horas después, llegó la respuesta del Juzgado de Instrucción número 7 de Madrid: aprecia "indicios de delito" en el delcygate y le requiere a Aena las cintas.  

La noticia llegó justo cuando en el Pleno se debatía la reprobación de Ábalos. En ausencia del interesado, que no estaba en el hemiciclo. De hecho, el Gobierno brilló por su ausencia: solo Carmen Calvo y Margaritas Robles ocupaban sus escaños a esa hora, ya bien entrada la tarde.

Ábalos faltó al debate sobre su reprobación. Solo estaban, por parte del Gobierno, Calvo y Robles. 

 

"Faltando a la verdad no hay certeza y sin certeza la democracia se tambalea. En democracia el engaño termina siempre retrocediendo ante la fuerza de la verdad", advirtió la diputada del PP Marta González a una bancada del PSOE semivacía. 

"Venezuela es una tragedia pero también una advertencia. Un país próspero puede acabar depauperado por el socialismo y el comunismo", señaló poco después el diputado de Vox Víctor González. "Tiene dos puertas para irse: la de la ley o la de la cruz. Nosotros no pararemos hasta depurar responsabilidades políticas", añadió. 

"Todo es una mentira, todo es oscuridad", resumió el portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal. 

Los votos del PP, Vox y Cs fueron los únicos favorables a la reprobación, que ni siquiera secundó la diputada de Coalición Canaria Ana Oramas, famosa por sus encendidos discursos contra el régimen chavista. Según ella, CC no tiene costumbre de reprobar a ministros. Propuso, por contra, que el Ejecutivo dé las explicaciones pertinentes en la Comisión de Secretos Oficiales de la Cámara. 

En defensa del cuestionado Ábalos salió el diputado socialista Héctor Gómez, que acusó al PP de buscar únicamente " desgastar al Gobierno de Pedro Sánchez. Con Venezuela y con todo lo que pillen". Y también el diputado de Unidas Podemos Antón Gómez-Reino: "Si les preocupa Venezuela y los venezolanos dejen de tratar al pueblo venezolano con esa displicencia. Utilicemos esta Cámara para debatir de las cosas que preocupan a la ciudadanía", señaló. 

Aunque la reprobación no prosperó, el PP marcó un gol a Ábalos en el juzgado más importante incluso que una reprobación, una acción parlamentaria únicamente simbólica. El partido sigue. "Hoy la justicia se ha implicado de lleno en el caso Ábalos, que ya es el caso del Gobierno de la mentira de Sánchez", se felicitó Teodoro García Egea.

Comenta esta noticia
Update CMP