22 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Estupor en Zarzuela con la guerra sucia contra el Rey: ¿Represalias políticas?

Don Felipe junto al presidente del Congreso.

Don Felipe junto al presidente del Congreso.

En la Casa Real empiezan a ver con ojos más que de sospecha determinadas maniobras de presión y/o descrédito de Felipe VI, que vinculan al intrincado proceso de formación de gobierno.

Los mensajes privados y descontextualizados enviados por los Reyes a su -entonces- amigo Javier López Madrid y publicados ahora por Eldiario.es han provocado en las últimas horas un terremoto en la Casa Real de amplia magnitud en la escala de Richter.

Poco pudo hacer este miércoles Zarzuela más allá de informar a la prensa que la "relación de amistad" que mantenían Don Felipe y Doña Letizia con el empresario y yerno de Juan Manuel Villar Mir "ya no existe". Amistad que por aquel entonces, en octubre de 2014, llevó a los Reyes a solidarizarse con López Madrid en afectuosos SMS tras el estallido del escándalo de las tarjetas black. 

Ahora bien. ¿Por qué ahora se publican unos mensajes de cuestionable relevancia pública -de hecho muchos medios no han querido hacerse eco- y que según parece ya habían circulado por alguna otra redacción? No deja de resultar significativo que sea precisamente cuando el jefe del Estado está por primera vez en el centro del endiablado tablero político.

El hermético entorno del Rey cree poco en las casualidades. Así que en la Casa empiezan a ver con ojos más que de sospecha determinadas maniobras de presión y/o descrédito de Felipe VI, que vinculan al intrincado proceso de formación de gobierno. Proceso en el que cualquier movimiento del Rey es visto con recelo por unos, otros o todos. El último, su decisión de no abrir una nueva ronda de contactos y dejar que sean los partidos los que intenten ponerse de acuerdo.    

El Monarca ha estado en la picota desde que Mariano Rajoy se autodescartó como candidato a la investidura y él optó por poner esa responsabilidad en manos de Pedro Sánchez en vez de dejar la convocatoria vacía. Ello levantó ampollas en el PP, hasta el punto de que Zarzuela tuvo que llamar a capítulo a La Moncloa -como desveló ESdiario- molesta por haber conocido por la prensa el enfado de los populares. 

En el PP creen que el favorito del Rey es Sánchez; en el PSOE, que es Rivera

Hace más de un mes de aquello y algunos no se lo han perdonado. En este tiempo se ha contado de todo sobre lo que opina Felipe VI y sobre sus simpatías. Los populares creen ver en sus decisiones cierto rechazo a Rajoy y un trato de favor a Pedro Sánchez y entre los socialistas muchos piensan que su favorito es Albert Rivera y que es a él a quien realmente le gustaría ver en La Moncloa, emulando la relación que tuvo su padre con Adolfo Suárez.

Está claro que todo lo que dice y hace el Rey puede ser y es utilizado en su contra, incluso lo que ni dice ni hace. Entra dentro del magma político que lo inunda todo. Pero en Zarzuela creen que es más serio que eso. Federico Jiménez Losantos es el único que por ahora ha hablado abiertamente de que "las cloacas del Estado" están actuando contra Felipe VI por ser "un Rey decente". ¿Existe realmente tal guerra sucia? 

Comenta esta noticia
Update CMP