16 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

Los 11 castillos imprescindibles del Valle del Loira

Situada a solo una hora de París, esta región mantiene un encanto único pensado para compartir momentos con tu pareja o con toda tu familia. Elige tu itinerario y retrocede en el tiempo.

En este enclave del país vecino brotaron en ambas orillas del río Loira una serie de residencias palaciegas que es muy difícil encontrar en otro punto de Europa. Entre los siglos XVI y XVII, los reyes franceses decidieron imponer su poder mediante la ostentación y el lujo solo accesible a los "ungidos" por Dios. 

Hoy en día, la ruta de los castillos del Loira rememora aquel periodo y explica a sus visitantes la grandeza de una zona fronteriza que pasó de la nada a la opulencia más absoluta de la mano de duques, condes, reyes... Si eres un apasionado de los castillos y de la historia, no te los puedes perder. 

1. Castillo de Valencay

Lo compró Napoleón en 1803 para alojar en él a su famoso ministro de Asuntos Exteriores Charles Maurice de Talleyrand. Combina el estilo del renacimiento con reminiscencias clásicas. Esconde una excepcional colección de muebles de estilo Luis XVI e Imperio. Sus parques al estilo inglés y un bosque privado se extienden por más de 53 hectáreas. 

 

2. Castillo Real de Blois

Entre sus muros guarda un resumen de la historia de todos los castillos del Loira por eso se convierte en la mejor introducción de la ruta. Ejerció como residencia de 7 reyes y 10 reinas de Francia durante la corte del Renacimiento y en su interior esconde más 35.000 obras de arte. Buhardillas y rincones insólitos sembrados de enigmas completan la visita. Si entras, tendrás que descubrir sus misterios. 

 

3. Castillo del Clos Lucé-Parque Leonardo da Vinci

Fue la última residencia de Leonardo da Vinci. En él vivió durante los últimos tres años de su vida gracias a la generosidad del rey Francisco I. Un paseo por sus jardines es un auténtico viaje iniciático para conocer las fuentes de inspiración del gran genio. Fue edificado sobre restos galorromanos durante el reinado de Luis XI. 

 

4. Castillo de Chenonceau

Se conoce como el castillo de las Damas y es, después de Versalles, el castillo más visitado de toda Francia. Cuenta con un restaurante de lujo, un salón de té, un museo de cera, una huerta y una granja del siglo XVI repleta de flores. Cuando hace buen tiempo lo mejor es darse un paseo en barca y descubrir los jardines de Diana de Poitiers y de Catalina de Médicis.

 

5. Castillo de Brézé

Fue construido entre los siglos XI y XIX y en su interior aparece un universo subterráneo formado por la residencia señorial fortificada, los caminos excavados, el puente levadizo, las bodegas y la cocina con su horno. Está conectado con uno de los fosos secos más profundos de Europa. (18 metros de profundidad). 

 

6. Castillo de los Duques de Bretaña en Nantes

Es el último castillo de los bordes del Loira y fue testigo de la historia de Nantes de la Bretaña desde el siglo XV. En él se puede visitar un impresionante museo contemporáneo donde se explica la evolución de la zona a través de 850 objetos de la colección Retrato de la Ciudad.

 

7. Castillo Real de Amboise

Fue una fortaleza medieval convertida en palacio real bajo los reinados de Carlos VIII y Francisco I a finales del siglo xv y principios del siglo XVI. Los restos de Leonardo da Vinci reposan en su capilla. Una extraordinaria huerta guarda durante toda la temporada las más de mil variedades de plantas condimentadoras, medicinales y aromáticas de su colección. Las fuentes florentinas, las estatuas renacentistas, las escaleras y las balaustradas acompañan la convivencia de flores, frutas y verduras de las que se puede disfrutar en sus jardines. 

 

8. Castillo de Brissac

En la actualidad es la residencia del 13º duque de Brissac y en él se explota un viñedo que da un fruto rosado y luminoso: el rosado de Anjou. Dentro del castillo se encuentra el teatro Brissac. Una sala de espectáculos soñada por la marquesa de Brissac, la soprano Jeanne Say, que acogió entre 1890 y 1916 un festival dedicado a la lírica. 

 

9. Cadre Noir: Escuela nacional de equitación de Saumur

Es la sede de la Escuela Nacional de equitación que se formó alrededor del Cuadro Negro de Samur en 1972. Su labor contribuye plenamente al reconocimiento de la equitación francesa formando profesores cualificados con una habilidad práctica y teórica excepcional. 

 

10. Fortaleza real de Chinon

En la gran sala de los aposentos reales tuvo lugar el histórico encuentro de Juana de Arco con el Delfín, futuro Carlos VII. Está situado en la encrucijada de tres provincias, Anjou, Poitou y Turena, de ahí que se presente siempre como un punto estratégico codiciado por todos desde la Antigüedad. Gracias a un recorrido- espectáculo por las dependencias reales podrás sumergirte en la historia civil y militar de esta fortaleza. 

 

11. Castillo de Sully-sur-Loire

Es tremendamente singular gracias a sus lagos y fosos todavía con agua. Fue construido a finales del siglo XIV y su puerta oriental de entrada ha sido reconocida como patrimonio mundial por la UNESCO. El castillo conserva su porte gracias a las enormes torres cónicas que lo resguardan. 

 

Comenta esta noticia
Update CMP