27 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Sevilla rescata el mínimo honor español que queda en Europa

De Jong, celebrando el gol de la victoria del Sevilla.

De Jong, celebrando el gol de la victoria del Sevilla.

El Sevilla optará el viernes a su sexto título de Europa League después de imponerse en la semifinal ante el Manchester United (2-1) con el portero Bono como máximo protagonista.

Absolutamente increíble la relación de amor-amor que el Sevilla mantiene con la Europa League. Después de cinco títulos, el equipo hispalense jugará una nueva final el próximo viernes después de eliminar al Manchester United (2-1) en una entretenidísima semifinal. Después del desastre, masivo y con diferentes componentes, de los tres mejores equipos en la Champions, al fútbol español solo le queda agarrarse al Sevilla para tener una presencia entre los equipos más destacados del viejo continente. 

Y si el Sevilla está en una nueva final de la Europa League, gran parte de culpa la tiene su portero Bono. El cancerbero marroquí, que ya fue fundamental en los cuartos ante el Wolves de Nuno Espiritu Santo, realizó el partido de su vida y dio a su equipo la opción de acabar ganando. Bono, suplente durante toda la temporada del titular Vaclik, aprovechó una lesión del portero eslovaco en las postrimerías del campeonato nacional para hacerse fuerte y, a la postre, realizar varias intervenciones increíbles

El encuentro comenzó con malas vibraciones para el Sevilla que vio como un Manchester combinativo y peligroso en ataque se adelantaba gracias a un penalti transformado por el portugués Bruno Fernandes. Era el minuto 8 y el Sevilla pudo haber notado el daño, pero el equipo de Julen Lopetegui es una auténtico roca y aguantó de pie ese primer embate de los ingleses. 

Mediada la segunda parte, una jugada por la izquierda de Reguilón acabó con un buen remate de Suso que puso el empate en el marcador. El resto de la primera parte fue muy igualada, con algunas ocasiones para los dos equipos, pero sin efectividad de cara a meta. 

Pero la clave del encuentro llegó en los primeros 10 minutos de la segunda parte. El Manchester United salió fortísimo y encerró a un Sevilla que se encomendaba a la actuación de Bono. Y hacía bien porque el marroquí realizó hasta cinco actuaciones casi milagrosas que salvaron a su equipo y que sirvieron para construir la posterior victoria. 

Lopetegui reaccionó, cambió su delantera dando entrada a Munir y a De Jong y esa modificación sirvió para equilibrar un encuentro que en ese cuarto de hora estuvo completamente desnivelado. El United dejó respirar al Sevilla y, en el minuto 77, un extraordinario centro de Jesús Navas puso en bandeja el gol a De Jong y el holandés no falló. Los centrales ingleses estuvieron muy blandos y De Gea, como acostumbra, prefirió vivir debajo de su larguero. 

 

El United no creyó lo que le había pasado y ni siquiera volvió a encerrar al Sevilla en su área en el cuarto de hora que quedaba de partido. 

El Sevilla optará a su sexto título de Europa League el próximo viernes, también en la ciudad alemana de Colonia. Su rival saldrá del encuentro que mañana disputarán el Inter de Milán y el Shaktar Dontsk de Ucrania. 

 

Comenta esta noticia